Imprimir esta página

OIT: El título no asegura un mejor trabajo

Lunes, 21 Diciembre 2015 17:45
Valora este artículo
(0 votos)

Se suele decir que la educación es el camino al éxito. Que una buena educación permite nivelar para arriba a los menos afortunados y es una gran instrumento para brindar igualdad de oportunidades a todos. Pero de fondo se escuchan los susurros de Bill Gates, Steve Jobs, Richard Branson y Michael Dell, que nos recuerdan que a veces no es necesario tener una gran educación formal para triunfar. Ahora, un nuevo estudio pone en perspectiva si estos casos son anomalías a la regla general o cosas mucho más comunes de lo que parece.

Según un relevamiento de una consultora, "no se encontraron evidencias suficientes para concluir que tener éxito en una carrera dentro de la educación superior tenga una relación directa con el éxito futuro". Estudios como estos llevan a muchos jóvenes a preguntarse si la universidad realmente vale la pena con la carga de inversión en tiempo, esfuerzo y dinero que se necesita. Además, este estudio no es el único que llega a esta conclusión.

De hecho, según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en algunas regiones, mientras más calificada es una persona joven, más probabilidades hay de que permanezca desempleada. La OIT afirma que hay dos razones para esto. En primer lugar, los que tienen una educación superior tienden a provenir de orígenes más privilegiados, y por lo tanto puede darse el lujo de rechazar propuestas laborales hasta que el trabajo correcto se presente. En segundo lugar, algunas economías aún no están lo suficientemente desarrollados como para que la demanda de trabajadores altamente calificados sea tan alta que todos puedan encontrar trabajo. Esto es particularmente cierto en los países de América Latina, señala el informe. Sin embargo, el mismo informe revela que, con muy pocas excepciones, los trabajadores jóvenes son más propensos a no estar tan calificados como sería necesario para el trabajo que realizan. En los países de bajos ingresos, los jóvenes tienen tres veces más probabilidades de no tener la educación necesaria que los jóvenes de los países de ingreso mediano y alto.

En resumen, un título no es una garantía de conseguir un buen trabajo. No obstante, para la mayoría de la gente, la educación de buena calidad - en línea con las necesidades del mercado de trabajo - todavía parece la ruta más segura para una carrera satisfactoria y

Se suele decir que la educación es el camino al éxito. Que una buena educación permite nivelar para arriba a los menos afortunados y es una gran instrumento para brindar igualdad de oportunidades a todos. Pero de fondo se escuchan los susurros de Bill Gates, Steve Jobs, Richard Branson y Michael Dell, que nos recuerdan que a veces no es necesario tener una gran educación formal para triunfar. Ahora, un nuevo estudio pone en perspectiva si estos casos son anomalías a la regla general o cosas mucho más comunes de lo que parece.

Según un relevamiento de una consultora, "no se encontraron evidencias suficientes para concluir que tener éxito en una carrera dentro de la educación superior tenga una relación directa con el éxito futuro". Estudios como estos llevan a muchos jóvenes a preguntarse si la universidad realmente vale la pena con la carga de inversión en tiempo, esfuerzo y dinero que se necesita. Además, este estudio no es el único que llega a esta conclusión.

De hecho, según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en algunas regiones, mientras más calificada es una persona joven, más probabilidades hay de que permanezca desempleada. La OIT afirma que hay dos razones para esto. En primer lugar, los que tienen una educación superior tienden a provenir de orígenes más privilegiados, y por lo tanto puede darse el lujo de rechazar propuestas laborales hasta que el trabajo correcto se presente. En segundo lugar, algunas economías aún no están lo suficientemente desarrollados como para que la demanda de trabajadores altamente calificados sea tan alta que todos puedan encontrar trabajo. Esto es particularmente cierto en los países de América Latina, señala el informe. Sin embargo, el mismo informe revela que, con muy pocas excepciones, los trabajadores jóvenes son más propensos a no estar tan calificados como sería necesario para el trabajo que realizan. En los países de bajos ingresos, los jóvenes tienen tres veces más probabilidades de no tener la educación necesaria que los jóvenes de los países de ingreso mediano y alto.

En resumen, un título no es una garantía de conseguir un buen trabajo. No obstante, para la mayoría de la gente, la educación de buena calidad - en línea con las necesidades del mercado de trabajo - todavía parece la ruta más segura para una carrera satisfactoria y una vida exitosa.






Modificado por última vez en Lunes, 21 Diciembre 2015 17:51
Inicia sesión para enviar comentarios