Imprimir esta página

Fernando Pereira: “Lo radical no está en el insulto, sino en cuántas ideas se generaron para que el movimiento sindical avanzara"

Lunes, 07 Septiembre 2015 19:03
Valora este artículo
(4 votos)

Con el paso de las horas y luego de intensas jornadas de discusión al más alto nivel, que incluyeron movilizaciones, paralizaciones y ocupaciones, el país comienza a ingresar en una nueva etapa de inflexión, de cara a la discusión presupuestal. El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, realizó para el Portal un balance de lo vivido, pero también analizó la inflación -“el trabajador es el último eslabón de un engranaje muy perverso”- y sus consecuencias en los salarios de los trabajadores; habló de las gestiones que realiza el PIT-CNT frente a la OIT para que “nunca más” se pretenda imponer la esencialidad en la educación, y reconoció que hay que ser cuidadoso del poder del movimiento sindical por razones de “responsabilidad”.  “A nosotros no nos da lo mismo cómo le vaya al gobierno, ni nos da lo mismo todo lo que se ha conquistado en este tiempo porque eso es radical, el radicalismo es haber hecho estos cambios tan profundos. Y hay que ir por más, y estamos trabajando para ir por más” aseguró. “El nuestro es un movimiento sindical que pelea, pero también es un movimiento sindical que propone” enfatizó. Defendió duramente el papel de los dirigentes frente a recientes embates: “Muchos opinólogos se dedican a tirotear al movimiento sindical como si eso fuera un deporte de moda, pero esos no admitirían un debate” consignó.

El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, en entrevista con el Portal dejó conceptos que trascienden la inmediatez de la agenda cotidiana. Aprovechó para reflexionar sobre asuntos que hacen al posicionamiento de la Central en el contexto histórico y también sobre la esencia del movimiento sindical. “Perder una asamblea no es un pecado, un pecado es no defender lo que uno se comprometió a defender”.

La inflación nuestra de cada día

“Nos preocupa la inflación, claramente vemos que es un momento de enorme preocupación pero también de ocupación. Preocupación porque quienes claramente sufren los embates del empuje inflacionario son los que tienen ingresos fijos, es decir, los trabajadores, los jubilados, los pensionistas. Asimismo, las políticas del gobierno en materia de acuerdo de precios han sido notoriamente vulneradas por los empresarios los que se comprometieron a cumplir, si el dólar no llegaba a $30 y el dólar no llegó a $30 y sin embargo los precios se remarcaron precisamente por el empuje del aumento del dólar. Y se remarcaron en aquellos productos que están vinculados básicamente a la alimentación, a las bebidas no alcohólicas. En los hogares de menores recursos implica el 33% de los ingresos; gastan hasta el 33% de sus ingresos en ese rubro y en los hogares de mayores recursos gastan solo el 6%, por lo tanto preocuparnos de este tema es preocuparnos del sector más débil de la sociedad o que tiene ingresos más menguados.

Claramente, la inflación está por encima de lo que el gobierno anhela, que  esté entre 3 y 5 % y en el año móvil está casi en 9,5% y en el año 8,21%. No es un tema menor, porque aquellos convenios que no tengan contenida la inflación, van a tener que «prender una vela» para ver si efectivamente ganan salario o empatan o incluso pierden, de forma tal que estamos trabajando y por ello presentaremos el mes que viene alguna formulación para que el Estado tenga una participación más activa en la construcción de los precios, sobre todo en la construcción de los precios de los alimentos y en aquellos temas que son vitales para el hábitat de las personas; me refiero al alquiler de las viviendas que por muchos momentos están por fuera de toda lógica en sus valores, con lo cual en muchas ocasiones un alquiler se lleva un salario entero de un trabajador. Esos temas hay que revisarlos, hay que estudiarlos, hay que mirarlos, pero seguramente en un mes vamos a estar haciendo propuestas porque obviamente cuando se dan datos de esta naturaleza, el más preocupado tiene que ser el trabajador que no puede trasladar a ningún lado el aumento de los precios, lo absorbe totalmente, es la pieza final de un engranaje muy perverso, que como a todas luces sabemos, en muchos productos de la canasta de los alimentos hay una enorme especulación. De aquella investigación donde una lechuga salía a $6 de un establecimiento agropecuario y llegaba a $24 en la gran superficie, parecería ser que este fenómeno se mantiene y que el gobierno uruguayo tiene que tomar acciones para evitarlo. Y además una política de mediano plazo que le dé estabilidad al tema de precios y probablemente una política de mediano plazo se tenga que meter con estos temas que son, -no digo que sea el control de precios- pero sí estudiar cómo se controlan los precios que son en este grupo de productos, una especulación exagerada.

El PIT-CNT está estudiando el Presupuesto, realizó hace un mes aproximadamente sus propias propuestas y en los próximos días volverá a hablarle a la ciudadanía con nuevas ideas. ¿Es una señal al gobierno la actitud de salir a proponer y no solamente cuestionar lo que se considera está mal o se entiende que se puede mejorar?

El PIT- CNT tiene un grupo de trabajo importante de muchos dirigentes que dejan sus días dentro del local y fuera del local también tratando de construir alternativas para mejorar la vida de la gente. Ese es un objetivo central de nuestra actividad. O sea que otro mundo es posible y que otro Uruguay es posible dentro de ese otro mundo y eso implica cambiar realidades.

En la propuesta presupuestal que hizo el PIT-CNT trataba -en el acierto o en el error- de gravar al que tiene más para que efectivamente aquellos sectores que tenían más dificultades, pudieran acceder a un presupuesto lógico, para que se pudiera atender el 6% del PBI en la educación, para que se pudiera atender el Sistema Nacional de Cuidados, para que la salud pública pudiera tener los recursos necesarios. Entendemos que no sean escuchadas el 100% de nuestras propuestas, pero siempre somos constructores de propuestas. Se nos podrá decir que sí o que no, pero en este tema, a la altura en la que estamos analizando el Presupuesto del Poder Ejecutivo, seguramente con una actividad donde estén presentes las direcciones sindicales, otra vez, la dirección del movimiento sindical y el Instituto Cuesta Duarte, daremos respuesta al proyecto de Presupuesto, haremos nuestras críticas, también saludaremos aquellos aspectos en los que creemos se puede avanzar y sin duda, uno de ellos es el Sistema Nacional de Cuidados. Y trataremos de seguir insistiendo que el Uruguay del desarrollo requiere cambios en el sistema impositivo, requiere cambios en la generación de recursos y requiere inversión en aquellos sectores que producen conocimiento y sin duda, uno de ellos es la educación y otro es la innovación y la investigación en la innovación, que es la producción de conocimiento en sí mismo, lo que le dará al país ventajas relativas muy importantes en el futuro.

Es un movimiento sindical que pelea, pero también es un movimiento sindical que propone y así es como yo quiero tener un movimiento sindical. Cuando se nos pregunta si eso es prescindencia absoluta, les decimos que no. No nos confundimos ni un minuto. No ha sido lo mismo la década progresista que las décadas neoliberales. En el Uruguay en las décadas neoliberales, no es que estaríamos discutiendo estas pautas, ¡no habría qué discutir! no habría pautas, los ajustes salariales en la mayor parte de ellos estuvieron por debajo de la inflación. A veces perdemos la noción del tiempo, porque 10 años también es mucho tiempo. Pensemos lo que ha significado para la vida de los uruguayos la asunción de un gobierno progresista y esto es radical. El grito fácil o adjetivar compañeros, buscar enemigos dentro de la clase, o incluso buscar enemigos por todos lados, eso no es radical. Radical son las 8 horas del trabajador rural (Ley 18.441), la firma de los convenios del sector doméstico (Ley 18.065), la ley de convenios colectivos, la ley de negociación colectiva en el sector público, la ley de tercerizaciones, colocar casi 70.000 trabajadoras dentro del aporte a la previsión social, es decir, que sus patrones y patronas se dieran cuenta que el aporte de ellas era vital porque ellas son trabajadoras, no es una señora que «me ayuda», esto es un cambio radical.

Cambio radical fue pasar de 130.000 trabajadores a 400.000 trabajadores.

La radicalidad no está en el insulto o en el objetivo, sino en cuántas ideas se pusieron arriba de la mesa para que el movimiento sindical avanzara. Y  las ideas fueron colocadas y fueron defendidas. La ley de Responsabilidad Penal Empresarial (19.196) fue la última del año pasado y ahora está la Ley de Nocturnidad (19.313) que va a proteger el trabajo nocturno y vamos a estar empujando los próximos meses la ley de insolvencia patronal, para que  los trabajadores de aquellas empresas -como por ejemplo hoy Fripur, La Pasiva de Maldonado, o las empresas de Bella Unión- puedan cobrar sus haberes si esos patrones dejan a los trabajadores «tirados».

Estos son impulsos radicales. Hay que diferenciar entre lo que suena duro, y lo que convoca a cambiar la sociedad. Y la sociedad lo va comprendiendo, pero a veces eso cuesta porque en los momentos de euforia es más fácil adjetivar, denunciar, pedir sanciones, pedir renuncias, sacar gente de los sindicatos, eso es más fácil que pensar cuál es la mejor salida para la gente. En la cabeza de un dirigente sindical no está seguir el viento como viene, está dirigir y en la dirección puede ganar o puede perder. Lo que no puede es dejar de decir lo que piensa, y lo que es mejor para el sindicato, porque no lo eligieron para seguir la ola, ni para acompañar la ola, porque no es un surfista, es un dirigente, y en ese plano, evidentemente, sin confundir cómo son las cosas, no somos prescindentes, pero somos realmente independientes. Ahora muchos de los colorados y blancos que nos cuestionaron nuestra independencia se asombran de esta independencia, pero nuestra independencia estuvo en todo este periodo, en todos estos años, más que nadie lo saben los presidentes de la República, Tabaré Vázquez y José Mujica y también los parlamentarios.

Y muchas veces se habrá calentado con nosotros y nosotros con ellos, pero no perdemos de vista que somos parte de un bloque social de los cambios, no lo perdemos de vista, pero tampoco perdemos de vista que nuestra principal tarea es defender los intereses de los trabajadores. Y ese interés es primario, no es secundario, es primario. También es primario ser parte del bloque social y político de los cambios; tanto las fuerzas políticas que integran el bloque social, como las sociales, tenemos que preocuparnos de mantener ese bloque, no descuidarlo, no adjetivarlo, no agredirlo. Y por muchos momentos, muchos opinólogos se dedican a tirotear al movimiento sindical como si eso fuera un deporte de moda, cuando en realidad no admitirían ningún debate, porque plantear disparates como que en la época de D´Elía, por ejemplo, ningún dirigente perdía asambleas, es no haber leído los libros de la historia sindical. Y como yo sé que conocen del movimiento sindical, entonces hay intensiones que desconozco cuáles son, no las voy a adjetivar, pero son distintas a las que se presume, y perder una asamblea no es un pecado, un pecado es no defender lo que uno se comprometió a defender".

¿Cuál es el balance o la mirada del PIT-CNT de lo que se vivió en el conflicto de la enseñanza con el transcurrir de las horas y un poco más en perspectiva?

"Desde el lugar que yo lo tengo que mirar, es que los dirigentes y el PIT-CNT cumplieron un papel trascendente; lo cumplieron desde el comienzo, tratando de abrir ámbitos, tratando de abrir puertas, rechazando el decreto de esencialidad y votando en 24 horas un paro general parcial donde se colocaron decenas de miles de personas en Fernández Crespo, pero también en la movilización de la tarde que fue de estudiantes y del resto de los trabajadores de la educación. Se hizo una marcha monumental. Pero al mismo tiempo abriendo espacios de diálogo en el Ministerio de Trabajo (MTSS). Conversando durante todo el día el sábado y el domingo, hasta que se llegó a esta fórmula que de alguna manera llevó a destrabar el conflicto. Esta fórmula, más allá de que las asambleas la vayan a tratar, de alguna manera quitó el decreto de esencialidad del medio, que era un obstáculo importantísimo para seguir trabajando. Generó al ámbito de diálogo y precisamente se dialogó durante 8 horas para alcanzar un acta; el gobierno accedió a modificar los puntos más complejos que tenía la fórmula para los trabajadores de la educación y se construyó un acta que ahora está considerándose por todos los sindicatos de la educación y que ahora se abre un par de meses para tratarla con la tranquilidad que hay que tratar un tema tan importante.

Es un convenio que el análisis va a hacerse a través de un documento concreto, con un acta concreta que pudo elaborarse en función de que tanto el Ejecutivo como la Anep, al igual que nosotros, buscamos en todo momento, lograr alternativas que posibilitara que los sindicatos tuvieran una fórmula para analizar. Y la fórmula está.

El propio Poder Ejecutivo planteó la negociación de que si no se firman los convenios, el dinero va a ser mantenido en la educación pero se va a volcar a infraestructura. Aclaro que yo soy de los que entiende que ese dinero tiene que ir a salarios y además el país tiene que hacer un esfuerzo mayor en los siguientes años para que el salario docente se mantenga en alza,  incluso para superar los $25.000 y tender a los $30.000, porque claramente en la medida que tienen salarios bajos, tienen que tener multiempleo. Por ello entendemos que los docentes tienen que tener condiciones para la mejor calidad educativa y ese es un tema que tenemos que discutirlo entre todos.

No obstante creo que el PIT-CNT ha hecho una labor importante para generar condiciones para que se levantara la esencialidad y para que el ámbito de negociación se abriera y esto es valorado por la mayor parte de los docentes".

Según explicó al Portal el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, la Central va a continuar las gestiones frente a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para que se pronuncie de manera contundente sobre la esencialidad en la educación. ¿Hubo un mojón en este conflicto?

"Estamos convencidos que la esencialidad fue una expresión equivocada de intentar que todos los niños y muchachos tuvieran clase. Se tendría que haber buscado otros mecanismos que posibilitaran la salida mediante el diálogo. Además estamos convencidos que jurídicamente fue una medida poco sustentable, por lo que nos vamos a reunir con los abogados de la Central para elaborar la estrategia a seguir en la OIT. No es un trámite corto pero es que en realidad nunca son cortos. A veces a los trabajadores algunos «trámites» nos llevaron 100 años hasta lograr -por ejemplo- una ley para los trabajadores rurales. Sabemos que es un trabajo de años pero que estamos dispuestos a recorrer por nuestra generación, pero sobre todo, por las nuevas generaciones, porque no podemos permitir que cualquier otro gobierno venga y pueda colocar un decreto de esencialidad en un sector que notoriamente no está abarcado por el criterio esencial de poner en peligro la salud o la vida de toda o una parte de la población. Asimismo, claramente hemos dicho que si el tema fuera la alimentación escolar, nuestro sindicato está dispuesto a trabajar en el tema. En esa misma dirección estamos dispuestos a plantear que obviamente los niños no comen solamente hasta los 12 años sino también después, y solamente 3 liceos tienen alimentación escolar en todo el país. Consideramos que se amplifica una realidad que a todas luces es importante para cualquier niño ya que para educarse claramente tiene que estar bien alimentado. Otro punto que tenemos que abordar es la forma de mejorar la partida de alimentación porque sigue siendo muy insuficiente. Tal vez haya que pensar fórmulas que efectivamente mejoren la realidad, porque hay comedores que tienen 1 única trabajadora, 1 sola, para cocinar para 200 o 300 alumnos. Hay escuelas que tienen 1 sola auxiliar para limpiar toda la escuela. Hay departamentos que tienen ausencia de auxiliares increíble, hay muchas formas de haber contratado auxiliares que se deberían regularizar, y todo esto son cosas que la gente en general no lo maneja.

La defensa de la escuela pública también requiere que los maestros, profesores, funcionarios, trabajadores en general y toda la sociedad,  establezcan un diálogo para definir hacia dónde queremos que vaya la educación. Porque hay que entender que la educación no es una guardería, sino un lugar donde los niños y los jóvenes van a adquirir conocimiento y a meterse en el quehacer educativo cotidiano. Y precisamente porque tiene tanto valor, es que nos tenemos que respetar entre todos. A todas luces no ha sido una medida acertada romper con todos los trabajadores de la educación porque una sociedad debe respetar y valorar el trabajo de sus docentes, valorar el del trabajador no docente y lo que representa para los niños y adolescentes, debe complementar el trabajo de ellos en su casa con los deberes domiciliarios y actividades que hay que realizar cotidianamente. Creo que todos tenemos una gran responsabilidad en el tema y cada tanto se nos ocurre que todos los problemas de la sociedad los va a resolver la educación. Y la educación sola no puede resolver todos los problemas de la sociedad. Y cada tanto se nos ocurre que los problemas de la educación se pueden resolver sin presupuesto y eso no es posible. Con presupuesto no es seguro, pero sin presupuesto es seguro que no. Ese es el verdadero debate de fondo que esperamos se encauce en las próximas semanas".

Se viene la movilización del próximo 17 de setiembre, en la que se incluirán propuestas en materia de Presupuesto

"Será una marcha que comenzará en 18 y Ejido hasta la calle Andes, donde disertarán algunos compañeros en la senda que el PIT-CNT se trazó, que es por supuesto lo coyuntural de la pelea por los salarios, pero también la construcción de un país productivo, con justicia social y desarrollo democrático. Eso implica un debate necesario en el seno de la sociedad que refiere a cómo pasar de una sociedad que creció 10 años a una que se desarrolle, y eso implica que tengamos que preparar propuestas constructivas para intercambiar en el diálogo social que está planteando el presidente Vázquez, que lleven a nuestro país a una mejor situación. Pero ni de canto pensamos que el Uruguay de hoy tiene algo que ver con el del año 2004. Esas comparaciones absurdas nos hacen daño. El Uruguay del 2015 no tiene nada que ver con el país del 2005 que agarró Tabaré Vázquez, es un país totalmente distinto, para empezar, con mayores derechos democráticos, mayor capacidad de acceso de las personas a los bienes, pero nunca vamos a estar conformes con que se haya mejorado, creemos que la mejora tiene que ser constante, continua, porque creemos que en tiempos de crisis es cuando hay que demostrar que se puede administrar favoreciendo a los más débiles. Este es el dilema que hoy tiene el gobierno uruguayo y que tenemos las organizaciones sociales para empujar férreamente hacia dónde va la izquierda y en este camino nos sentimos muy acompañados por los compañeros de la Onajpu, la FEUU, Fucvam pero sobre todo, nos sentimos acompañados por la gente. Nosotros no sentimos que la gente esté condenando las respuestas que está dando el movimiento sindical, por el contrario, como somos una organización sindical con poder, somos conscientes que el que tiene el poder tiene que ser responsable. No tiene que gritar fácilmente, tiene que ser muy responsable de cómo lo va a usar y si lo utiliza mal, lo pierde. Por ello nuestra tarea es reflexionar permanentemente sobre el poder que se tiene y usarlo en función que la gente que menos tiene que pueda mejorar su calidad de vida, pero nunca usarlo mal porque eso seguramente sería un boomerang contra el movimiento sindical; y eso es algo que está siempre en la cabeza de nuestros compañeros sindicalistas, lo que nosotros llamamos independencia sin prescindencia. A nosotros no nos da lo mismo cómo le vaya al gobierno, ni nos da lo mismo todo lo que se ha conquistado en este tiempo porque –insisto- eso es radical, el radicalismo es haber hecho estos cambios tan profundos. Y hay que ir por más, y estamos trabajando para ir por más".         

Modificado por última vez en Lunes, 07 Septiembre 2015 23:48
Inicia sesión para enviar comentarios