Gustavo Zidan: “Han identificado a las ollas como el enemigo” y por ello aparecen “los ataques mediáticos” y la “judicialización”

Miércoles, 12 Octubre 2022 15:55
Valora este artículo
(3 votos)

El director de Sala Verdi, gestor y productor teatral, Gustavo Zidan, se mantuvo durante casi toda la pandemia como una de las referencias visibles de la Olla Plaza Terminal Goes. Cuando las salas de espectáculos reabrieron con normalidad y la dinámica teatral volvió a recobrar su vértigo de producción, tuvo que dejar de cocinar aunque se mantuvo vinculado de manera militante y solidaria con un emprendimiento que le dejó marcas potentes en este tiempo.

Ahora que los embates de odio y los ataques contra las ollas y merenderos parecen haber ingresado en una escalada feroz desde el gobierno, el Portal del PIT-CNT conversó con el prestigioso gestor y productor teatral para conocer su visión sobre este tiempo presente y para intentar comprender las razones de la derecha y la ultraderecha para disparar munición gruesa contra las mujeres vecinas voluntarias que cocinan de manera honoraria en los barrios.  

“Tratan de desarmar estas estructuras y pretenden generar espacios de merenderos o alimentación donde se haga clientelismo político, como históricamente lo han hecho. “Tratan de crear humo para tapar hechos graves que afectan al gobierno multicolor, persiguiendo y judicializando los emprendimientos solidarios. Además, dicen que las ollas responden al Frente Amplio (FA) y no hay nada más lejos de eso. Eso denota que no conocen las ollas”. Sin embargo, Zidan está convencido que “todo esto no afectará el trabajo y el compromiso de brindar un plato de comida a quienes más lo necesitan, a pesar de la estrategia mediática del gobierno que utiliza la estrategia del tero, canta lejos del nido para distraer. Saben que en las ollas hay un germen de resistencia popular y de pueblo organizado fuerte”, señaló el colaborador de la olla popular.

En el mismo sentido, Zidan sostuvo que las ollas “han sufrido el ataque permanente de la derecha, porque las han valorado mucho mejor incluso que la propia izquierda y saben que son una forma de organización colectiva; espacios fermentales y casi de autogestión. Se dieron cuenta que hay un germen de resistencia popular y pueblo organizado fuerte. Aunque tratan de decir que responden al Frente Amplio (FA) y no hay nada más lejos que eso. En las reuniones del colectivo se puede comprobar que en algunos casos, no hay química con el FA. Por tanto lo que creo es que estamos ante ataques mediáticos porque han identificado a las ollas como el enemigo”.

En cuanto a su mirada del clientelismo político que estaría preparando el gobierno para mostrar un cierto sesgo de humanidad y no la verdadera cara fría del neoliberalismo del “sálvese quien pueda”, Zidan dijo que en la Rendición de Cuentas queda reflejada la intencionalidad del gobierno. Recordó que “los presupuestos de asistencia en alimentación del Estado para 2023 y especialmente 2024 crecen fuertemente. Con esto apuntan a desarmar estas estructuras y generar espacios de merenderos o alimentación donde se haga clientelismo político, como históricamente lo han hecho. Lo que quieren es robarle ese espacio al movimiento popular y convertirlo en un espacio de clientelismo electoral”, denunció.

Según el gestor cultural, el reciente estudio de Ciencias Sociales “es irrebatible” y la gente que lo trabajó en la elaboración  e investigación “participó directamente en las ollas y conocen perfectamente la realidad de cada uno de los espacios. Con relación a la distribución de alimentos durante la pandemia se señala que ahora solo bajó un 5%, es decir, no disminuyó nada. Cada vez más las ollas se siguen llenando de gente y eso no ha parado. Puede cerrar una olla, pero se abre otra. Se debe tener en cuenta que no es sencillo sostener una olla, no solo por los recursos sino por la gente que trabaja de forma honoraria. En mi caso pude ayudar de forma constante mientras estuvo todo cerrado, pero ahora tengo que trabajar, doy una mano cuando puedo. Hay mucho sacrificio atrás de cada olla. Hoy son mayoritariamente jubilados y amas de casa quienes le pueden dedicar más tiempo”.

En relación a la situación del país, dijo que por más que exista un relato del país de las maravillas, “no hay laburo” y que el trabajo que existe “es muy precario”. En este sentido, mencionó que como consecuencia de los magros salarios “la gente tiene que optar y decide pagar el alquiler y va a comer a la olla”.

Consultado sobre cuánto impacta en la población el relato oficial brindado a través de los medios de comunicación cuando un ministro dice que las ollas no existen o que la gente no pasa hambre, Zidan fue pragmático: “a los que van a las ollas les resbalan muchas cosas que se manejan a través de los medios de comunicación porque no tienen posibilidad de ver TV, ni los informativos ni se dedican a leer Twitter ni los diarios. Lo real, más allá del humo oficial, es que las ollas se llenan de compatriotas. Yo miro la Terminal Goes todos los sábados y la olla está llena de gente y allí se sirven entre 400 y 500 porciones por día”.

Por último, el gestor cultural indicó al Portal sindical que el gobierno aplica “su gran capacidad para armar operativos y contrarrestar las cosas que le vienen mal. Ahora están en uno de sus peores momentos. Pero más allá de eso, existe una política en contra de las ollas porque es una forma de organización popular que inquieta. Por todos lados inquieta”, sentenció.

Modificado por última vez en Miércoles, 12 Octubre 2022 20:28
Inicia sesión para enviar comentarios