FANCAP: Propuesta de reducción de precios de los combustibles

Lunes, 18 Octubre 2021 19:24
Valora este artículo
(2 votos)

En estos días, se dio a conocer públicamente, una propuesta de rebaja en el precio de la nafta súper y el gasoil, por parte de la Federación de ANCAP (FANCAP); a través, de cambios en la composición de los factores que determinan el precio del combustible.

Según lo expresado por el economista Pablo Da Rocha, la propuesta implica la sustitución total o parcial de impuestos sobre la nafta súper y gasoil que suponen por tanto, modificaciones en el actual esquema tributario de nuestro país. Se trata de una propuesta 'sin costo' adicional, pues lo que se “pierde” de obtener a través de la venta de combustible, sería obtenido por medio de otras fuentes de financiamiento, como por ejemplo, gravar los depósitos en el exterior.

El informe

La incidencia de ANCAP sobre la producción nacional (PIB) es significativa, se ubica en promedio en 0,8 % del PIB total, por lo que la contribución del ente desde 2005 en promedio, se ubica en aproximadamente U$S 430 millones. El aporte de ANCAP en la industria manufacturera nacional es más que relevante, por lo tanto, resulta clave el papel de ANCAP como “palanca” para el desarrollo nacional.

Asimismo, de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Gasto e Ingreso de los Hogares (ENGIH), los hogares uruguayos destinan aproximadamente 13% de sus ingresos al consumo de bienes y servicios públicos, de los cuales el gasto en combustible representa aproximadamente 35%, en su mayoría “Nafta”. Es decir, que los uruguayos destinamos en promedio 2.500 pesos al mes sólo en combustibles.

Por lo tanto, el precio de los combustibles es de suma importancia para el Uruguay y para los uruguayos. En ese sentido, es muy importante conocer cómo se fija el precio (tarifa), es decir, las causas que determinan el precio y sus posibles alternativas.

Un pregunta que se suele hacer es si son caros los combustibles en el Uruguay. Esta pregunta puede parecer provocadora, incluso nos obliga a realizar comparaciones (¿respecto a qué? o quién?). Sin embargo, esta pregunta nos impone alguna condición previa, mínimamente que sea válida la comparación.

También se debe tener en cuenta que la política de tarifas de combustible implícitamente contiene aspectos de la política económica y social, en ese sentido, se debe concebir a los subsidios como instrumentos de justicia social que buscan disminuir las desigualdades del mercado, pero también las tarifas pueden ser utilizadas con otros fines, por ejemplo, con fines recaudatorios, o directamente para favorecer los intereses de las clases dominantes.

Por lo tanto, un aspecto importante a tener en cuenta es que el precio del petróleo y sus derivados, fue, es y será, una decisión política, en Uruguay y en todo el mundo

En función de esto existe un debate de fondo, no solo referido al precio del combustible, sino también cómo se fija el precio, o sea, ¿con qué criterio? Y a los efectos de qué? Más allá de ello, en nuestro país, dada la estructura tarifaria vigente, existe margen para abaratar el precio de los combustibles.

Hay que advertir que cuando descomponemos el precio de los combustibles podemos diferenciar, a grosso modo, algunos grandes factores, por un lado, los costos internos de ANCAP, por otro lado, la carga impositiva; luego, los costos asociados a la distribución (fletes y ganancias asociadas); y por último, en el caso del precio del gasoil el “Fideicomiso del boleto”.

La propuesta se enfoca fundamentalmente en una rebaja y sustitución de impuestos regresivos que gravan a los combustibles (IVA), cambios en el IMESI y en menor medida, sobre el Fideicomiso al Gasoil.

Se propone:

  • Eliminar el IVA (15%) en el gasoil
  • Crear un impuesto que grave los depósitos de uruguayos en el exterior, para sustituir la carga del llamado “Fideicomiso del boleto” (7% del precio del gasoil)
  • Reducir a 20% el IMESI en la nafta súper
  • Destinando el 25% de dicha reducción del IMESI a las naftas, en la rebaja del gasoil como medida para apoyar al sector productivo.

De esta manera el precio del Gasoil (50S) pasaría -a valores de octubre- de 49,95 pesos por litro, a 35,63 pesos por litro; lo que equivale a una rebaja de aproximadamente 30%; y el caso del precio de la nafta súper (95S) pasaría -a valores de octubre- de 70,41 pesos por litro, a 56,34 pesos por litro; lo que equivale a una rebaja de aproximadamente 20%.

Teniendo en cuenta, que la propuesta de reducción en el precio de los combustibles supone una renuncia fiscal, en tanto y en cuanto, se afectan impuestos de gran poder de recaudación, corresponde obtener nuevas fuentes de financiamiento para “equiparar” el costo asociado a la caída de la recaudación por esta vía.

Cabe destacar que se reivindica la política tendiente a subsidiar -abaratar- el precio del boleto, que se logra a través de los fondos que las empresas de transporte colectivo de pasajeros reciben mensualmente a través de lo recaudado por medio del precio del gasoil, por lo que en este sentido, proponemos la creación de un impuesto a los depósitos de uruguayos en el exterior.

Por lo tanto, se entiende que, por la vía de la revisión de los actuales esquemas de exoneración, descuento o renuncia fiscal, existe amplio margen para cubrir la caída de la recaudación por la rebaja de los precios planteada.

Por ello y a los efectos de obtener 560 millones de dólares, que sería lo que se dejaría de “recaudar” por las ventas promedio anuales, vía su carga impositiva,

Se propone:

  • Aumentar el Impuesto al Patrimonio (IP).
  • Eliminar y/o modificar el actual esquema de exoneraciones que se efectúa en los impuestos sobre la Propiedad y las Transferencias Patrimoniales.
  • Aumentar el Impuesto A la Renta Empresarial (IRAE)
  • Gravar los depósitos en el exterior
  • La creación de una tasa, contribución y/o impuesto a las grandes empresas agroexportadoras.

En síntesis:

La implementación de alguna de las medidas que aquí se presentan superan por lejos los requerimientos de financiamiento de la rebaja del precio de los combustibles sin que ello, implique caída en la recaudación o afectación en la política de subsidio al boleto de transporte de pasajeros.

Incluso, en cualquier caso, se tratan de propuestas de modificación tributaria tendientes a mejorar la distribución de la carga fiscal, haciéndola más progresiva, eliminando la importancia relativa de los impuestos indirectos; incorporando más equidad horizontal y vertical; redundando, por cierto, en una mejora en los niveles de recaudación.

 

Economista Pablo Da Rocha

Especial para el Portal del PIT-CNT

Modificado por última vez en Lunes, 18 Octubre 2021 20:51
Inicia sesión para enviar comentarios