1° de mayo: La garra del corazón

Domingo, 02 Mayo 2021 20:46
Valora este artículo
(1 Voto)

El acto virtual del Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras tuvo particularidades inéditas en la rica historia del movimiento sindical. Fueron dos mujeres dirigentes las que hicieron uso de la palabra y le hablaron al país. Rodeadas de dibujos de niñas y niños, en especial atención a las infancias, ellas fueron las que tuvieron la palabra.

En ellas estuvo representado el vastísimo universo del trabajo y del movimiento sindical todo.

Ellas hablaron desde el corazón y la razón del reclamo histórico por memoria, verdad y justicia, acompañando como ha sido a lo largo de la historia, la lucha de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos.

Ellas fueron la voz que se alzó el 1° de mayo en defensa de la educación, de la cultura, de la salud, los feminismos, las y los jóvenes, las y los desocupados, las y los trabajadores perseguidos por algunas  patronales que se han envalentonado desde que se aprobó la LUC.

La obrera de la aguja, Flor de Liz Feijoo, con su experiencia y vasto recorrido sindical, habló con su tono sobrio y categórico. Fue quien le contó al país entero que se habían logrado 80 mil firmas en la jornada de recolección desarrollada durante el Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras.

Flor de Liz Feijoo, habló en el acto virtual con la misma firmeza que lo hizo en la asamblea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el edificio de las Naciones Unidas Suiza, cuando fustigó la violencia y el acoso, en un discurso que recorrió el mundo entero.

"La crisis que vive hoy la humanidad entera, económica social y estructural, que subyace, persiste y subsiste en las contradicciones del sistema capitalista, no da respuesta a los problemas de la sociedad. Y sumándose a esta una crisis sanitaria que profundiza la inestabilidad de este sistema hegemónico, cruel y devastador para el mundo, queda al descubierto más que nunca la enorme brecha social, donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, pero también deja al descubierto la tibieza de un gobierno cuyas medidas ante esta grave situación privilegian al capital financiero y a las grandes empresas y atiende muy insuficientemente a las grandes mayorías", sostuvo Feijoo.

Las pibas

Tamara García es rock. Esa frase se escucha cada vez que la integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT en representación del Departamento de Jóvenes, habla en un acto.  «Tamara es todo lo que está bien», dicen las compañeras feministas del movimiento sindical.

Este 1° de mayo volvió a pararse con su vehemencia y visión política y le habló hasta aquel que no quería escuchar a las y los trabajadores.

«Esta pandemia y crisis socioeconómica transversaliza otras desigualdades: las mujeres seguimos sufriendo con mayor profundidad los impactos de la crisis», sostuvo.

Ella habló de las y los tercerizados, de las y los empleados del comercio que se han visto afectados por la pandemia. Ella habló por los que no tienen voz. Habló -¿cómo no iba a hacerlo?- de las pibas y de las trabajadoras sexuales y de las olvidadas por los relatos y las políticas públicas del gobierno.

Tamara es rock. Y así quedaron grabados para siempre su puño y su voz  y su rebeldía y su temple, en una imagen fantástica de Carlos Lebrato.

Hablaron ellas, la obrera de la aguja, la que sorprendió a la comunidad internacional en la OIT en Ginebra y la piba que es rock, la joven feminista que hace pensar que la utopía está un poquito más cerca de lo que se creía.

Modificado por última vez en Domingo, 02 Mayo 2021 22:07
Inicia sesión para enviar comentarios