Fernando Pereira: “Manini debería pedir disculpas a la ciudadanía” por haber alentado la “construcción del odio”

Lunes, 25 Noviembre 2019 20:39
Valora este artículo
(0 votos)

Madrugó como todos los días y realizó la tradicional caminata que ayuda a mantener el buen estado físico pero especialmente, oxigena neuronas y contribuye a pensar en calma. Llevó gente a votar, se reunió con amigos, conversó mucho de la construcción del futuro, del comunicado del Centro Militar y de las expresiones de odio que entiende “debieron ser condenadas por todo el sistema político", aún durante la veda. Esperó los resultados en su casa, “en calma” y al día siguiente, en un lunes de vorágine informativa y agendas urgentes, temprano en la mañana fue a cumplir sus tareas en la sede del PIT-CNT “como corresponde”. En tono reflexivo, Fernando Pereira explicó las razones por las que piensa asistir a la ceremonia de cambio de mando y asunción del nuevo presidente de la República, y elogió las señales de tolerancia y convivencia democrática que dieron ciudadanos y ciudadanas de todos los partidos bailando juntos en las calles y cantando el Himno Nacional. 

¿Te esperabas un resultado tan ajustado del balotaje?

Se dio algo inesperado para los que miran la política desde muy arriba, con demasiada altura y lejanía de lo que está pasando en territorio, de lo que está sucediendo con cada una de las personas.  Claro que el domingo hubo una gran sorpresa pero  probablemente para los militantes fue menor la sorpresa que para aquellos que miran la política con mayor distancia y objetividad.

Prevalece siempre el cuidado de la democracia por sobre las diferencias que podamos tener

Claramente. Hay países en los que es casi imposible hablar con el que piensa diferente. Acá vimos votantes de todos los partidos cantando el Himno Nacional o bailando juntos plena en la calle. El sábado durante mi caminata de la madrugada, mucha gente identificada con banderas nacionalistas me saludaron muy cálidamente y eso también habla de una forma de ver el mundo que nos debe enorgullecer. El valor que aprendimos a darle a la democracia es superlativo y lo colocamos por encima de muchos otros valores.  Y a la hora de hacer balances,  éste es el más importante. La democracia uruguaya sigue muy potente, muy sólida. Sigue siendo el modo que elegimos para dilucidar las diferencias. Y en este caso, la diferencia es apenas unos pocos miles de votos. Lo que está claro que es que no hay que agitar fantasmas como algunos que hablaron que si la diferencia era menor a 6 puntos se trataría de un fraude. Esos, son mensajes que se deberían cuestionar desde los propios partidos de dónde salen. En Uruguay tenemos que asumir una derrota aunque sea por 2 votos. Es tan claro y transparente nuestro sistema electoral –perfectible también- que nos brinda las máximas garantías. Soy de los que creo que en la victoria o en la derrota las banderas tienen que quedar desplegadas y eso lo sabe el movimiento sindical. Y todos aceptamos el resultado porque no podemos decir que la democracia es una fiesta solamente cuando los resultados son los que nos gustan. En lo personal, lo acepto humildemente, con la sobriedad que hay que tener para aceptar sin estridencias pero con la realidad que el Uruguay quedó prácticamente dividido en dos partes iguales y eso es algo que el sistema político deberá aquilatar en su justa dimensión. Deberá haber un diálogo profundo entre todos los partidos democráticos y cuando el presidente electo nos invite a dialogar, con todo gusto estaremos dispuestos a hacerlo. Y si nos invitan a participar a la ceremonia de transmisión del mando presidencial vamos a concurrir porque es  una parte de la institucionalidad que tiene carga simbólica. Por tanto, si me invitan a la ceremonia asistiré con todo orgullo y si no sucede, estaré entre el público con toda felicidad.  

¿Cómo convive esta democracia ejemplar de la que venimos hablando con pronunciamientos como el del Centro Militar, el editorial de la publicación Nación y los dichos del general Manini Ríos?

El general Manini Ríos debería pedir disculpas a todos los ciudadanos. Lo que planteó además de no ser cierto, es la construcción del odio que nada contribuye a la sociedad. En el mismo sentido, otros ciudadanos de Cabildo Abierto ya se han venido pronunciando en relación a la sociedad y la agenda de derechos. El editorial de la revista Nación del Centro Militar es una exaltación de los nostálgicos de la dictadura. 

El PIT-CNT se pronunció sobre estos dichos, pero ¿crees que el sistema político en su conjunto, incluso los propios socios de Cabildo Abierto en la coalición deberían rechazar unánimemente esas declaraciones?        

Absolutamente. La veda no debió ser nunca un impedimento para que los partidos se definieran en defensa de la democracia. Hay un editorial terrible que plantea la teoría nostálgica que los militares están ahí agazapados y que hay que sacar lo que ellos consideran es extirpable. Están hablando de extirpar prácticamente al 50% de la población, si nos guiamos por los votos.  Les gustaría extirpar la mitad de la sociedad. No se puede ser tan bárbaro y no tener un repudio generalizado de todo el sistema político. Y reitero que la veda no era una excusa para guardar silencio porque no se trata de juntar votos sino repudiar un hecho lamentable. Por ello espero –porque las cosas se enmiendan- que haya un pronunciamiento contundente. 

Manini es senador electo y tiene su propio peso político en la coalición multicolor

Yo no entiendo algunas cosas. Por ejemplo, una persona que fue hasta hace poco comandante en Jefe del Ejército y puede presentarse a un cargo electivo y ser senador a los pocos días. Pero si uno ocupó un cargo en el BPS debe esperar cinco años. No logro entender cómo se nos escapan estas cosas porque no hay dudas que este hombre utilizó el Ejército para construir su carrera política. Ahí la coalición tiene un riesgo porque hay un conjunto de partidos democráticos que tienen que convivir con esta incógnita, para ser siempre moderado en mis apreciaciones. Pero su posicionamiento, como también el del senador electo (Guillermo) Domenech en relación al feminismo y la agenda de derechos, la incorporación de Dios en Manini, en fin, estoy seguro que Dios en estos temas no se mete y mucho menos construye mesías de este tipo. El sistema político debe reaccionar y rechazar estas declaraciones políticas. No se pueden dejar pasar como si fuera una anécdota porque no son una anécdota.    

El expresidente Julio Sanguinetti dijo que todos los planteos corporativos son negativos, los militares y los sindicales

Yo no sé dónde estaba él en Uruguay, pero mientras los militares golpeaban el estado de derecho en nuestro país los trabajadores ocupábamos las fábricas y los hospitales para evita el golpe de Estado. Entiendo que tenga una lectura diferente pero no se pueden comparar cosas tan diferentes.  Nos hemos comportado responsablemente con el sistema democrático en la crisis del 2002 negociando el tema financiero, protegiendo a los trabajadores bancarios y defendiendo a los ahorristas y al resto de los trabajadores uruguayos. Nos movimos con mucha serenidad para que se fortalecieran los comedores escolares en el peor momento de la crisis, trabajando con la maestra Teresita González, quien entonces era la presidenta de Primaria. Una querida amiga y compañera que pertenecía al Partido Colorado y que trabajó con mucha responsabilidad. Nos reunimos decenas de veces con (Alejandro) Atchugarry para tratar que el impacto de la crisis fuera menor sobre los más débiles, y sobre todas las cosas, contribuimos a que el país saliera en clave democrática. En la vereda de enfrente el Presidente (Fernando de la Rúa) se fue en un helicóptero. En Uruguay se fue entregando la banda presidencial. Y estas cosas Sanguinetti las tendría que sopesar mejor. No creo que lo haga por torpe ni por pereza intelectual porque por el contrario, lo considero de una talla intelectual enorme. Pero sí con una intencionalidad -que desde mi punto de vista- es reaccionaria. 

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 25 Noviembre 2019 21:15
Inicia sesión para enviar comentarios