#YoFirmo: "La respuesta de Tacuarembó ha sido impresionante"

Lunes, 22 Febrero 2021 21:11
Valora este artículo
(2 votos)

Cuando a Cristina le dijeron que el resultado de su hisopado era positivo, lo asumió con total naturalidad. No sintió que se cayera el mundo a pedazos ni tuvo miedo a la posible estigmatización o rechazo del entorno. Es que su entorno es el de la salud pública. Ella es una de las tantas trabajadoras y trabajadores que tuvieron COVID-19, son quienes han estado en la primera línea en el ámbito de la salud, en tiempo de pandemia y donde el miedo a lo desconocido llegó a generar casos de acoso, bullying o discriminación.

"Me encerré catorce días y no contagié a nadie. Toda mi familia dio negativo, mis nietos que son pegote conmigo, todos dieron negativo y por suerte no contagié a nadie".

Cristina Costa trabaja en el Hospital de Tacuarembó y es integrante de la Comisión Interna de la Federación de Funcionarios de la Salud Pública (FFSP). Lleva casi una vida militando a nivel sindical. Hoy además de su responsabilidad en el ámbito de la salud, es coordinadora del Plenario Departamental del PIT-CNT.

A diferencia de otros casos, Cristina no proviene de una familia de militantes de izquierda. En realidad, su madre y su padre veían con «buenos ojos» cierta mano dura del gobierno militar. "Horrible, era algo horrible, mi madre llegó a votar a Pacheco porque decía que tenía lindos ojos, un desastre". A contrapelo de la historia familiar, ya desde la adolescencia, Cristina y sus hermanas se hicieron militantes sociales y abrazaron causas en defensa de los derechos humanos. "Mi madre lloraba acá y le decía a sus amigas que sus hijas le habían salido toditas tupamaras (risas)". Sin embargo, con el paso de los años y la vida, "la fuimos convenciendo" y terminó abrazando las mimas causas de sus hijas y adorando al presidente de la República que fue doctor en Medicina y oncólogo.

Cristina tiene «41 años de trabajo y 41 años de militancia sindical». Todo empezó en el Hospital Saint Boix en los tiempos en que "al mismo que  entrabas, firmabas el contrato laboral, además te daban la ficha de afiliación de la cooperativa de consumo y la ficha de afiliación de la Federación. Te daban las tres fichas juntas para firmar. Eran otros tiempos, eso se fue perdiendo".

Complejo tiempo presente

Para Cristina, hay gente de su generación que «ya vio esta película» y no se deben sorprender de lo que está pasando en el país.

"Nosotros estamos viendo la película por segunda vez, esta embestida contra los sindicatos ya la vivimos con (Julio María) Sanguinetti, con Lacalle padre y con (Jorge) Batlle. A nosotros no nos asombra, todo lo contrario, se vino un poco más rápido de lo que pensábamos, pero no nos sorprende. Lo lamentable es que no se lo pudimos trasmitir a los compañeros jóvenes, esos que entraron a trabajar y al movimiento sindical en los últimos 20 años y que creen que siempre tuvimos derechos, negociación colectiva, respeto por los sindicatos y todo lo que tanto nos costó construir. Para ellos, los jóvenes, ahora la sorpresa es tan grande que duele, porque no supimos transmitirles con claridad lo que se venía".

En este marco, a ella le preocupa «estar a la altura» de las circunstancias y que se pueda encauzar -respetando las decisiones, la rebeldía y la energía de los jóvenes- la protesta social en un contexto complejo que ha establecido el nuevo escenario político y jurídico de la LUC.

Yo Firmo

"Acá en Tacuarembó es impresionante la juntada de firmas". Con esas palabras, Cristina Costa explicó cómo ha sido la respuesta de la gente en esta primera etapa de recolección de firmas para derogar 135 artículos de la LUC. "Es fantástico, venimos juntando firmas hace años desde el movimiento sindical por distintas iniciativas populares, pero en esta oportunidad, la respuesta ha sido muy contundente, con una excelente organización. Los sindicatos, los plenarios del interior, la fuerza de la central sindical, es un impulso tremendo el que se ha venido contagiando".

Cristina remarcó al Portal del PIT-CNT que la respuesta popular en Tacuarembó ha sido "impresionante" y que la estrategia que delinearon en esta primera etapa fue de marcar presencia en plazas, barrios y sindicatos. "La gente viene a la feria y firma. Paran la bici, la moto o el autito y vienen a firmar. Algunos ni se quedan en la feria. Firman y se van. Hay días que tienen que hacer cola por la cantidad de gente que viene y el proceso con la huella es un poco más lento. Y ahí esperan, hasta que les toca su turno. Es divino, muy gratificante".

Cristina contó que en las jornadas de los fines de semana se encuentran militantes de sindicatos de la industria cárnica, con los docentes de secundaria, maestras, obreros y personal de la salud. Y eso desde su perspectiva es un gran motivo de orgullo. Claro, a veces se enoja cuando a través de whatsapp le llegan fake news o mensajes de odio de esos típicos de este tiempo de embate contra los sindicatos, las trabajadoras y los trabajadores. "Esos mensajes hay que tirarlos a la basura. No valen ni la pena compartirlos para enojarse. Si hay veneno por ahí, a la basura y listo. Mientras tanto, nosotros seguiremos juntando firmas porque juntos no nos para nadie".

 

Modificado por última vez en Lunes, 22 Febrero 2021 21:22
Inicia sesión para enviar comentarios