Martes, 16 Mayo 2017 20:17

Olesker (ICD): Si no hay Rendición de Cuentas "estamos fritos"

"El dilema Presupuestal en el marco de la Rendición de Cuentas" es el motivo del encuentro en el que participarán mañana miércoles dirigentes y militantes sindicales. La charla se iniciará a las 12 horas en la sede de la central, ubicada en Jackson 1283, y los exponentes serán Daniel Olesker y Pablo da Rocha.

Olesker, integrante del Instituto Cuesta-Duarte, le adelantó al Portal la base de lo que será la exposición y posición que tiene el PIT-CNT en torno a la Rendición de Cuentas. Indicó que a modo de diagnóstico se puede decir que falta mucho para que se logren los objetivos presupuestales fijados por el gobierno. Recordó que a diferencia de otros gobiernos el actual tomó la decisión de hacer un presupuesto por dos años por lo que la Rendición de Cuentas que se comenzará a discutir en los próximos días, a diferencia de las anteriores, debe definir nuevamente todo el presupuesto para los próximos tres años.

Para el economista la peor hipótesis que puede existir es que no se vote una Rendición de Cuentas. "Si miramos los distintos rubros de la anterior comprobamos que terminan en 2017 y por lo tanto para los próximos tres años los rubros están congelados. Por lo que si no se vota este nuevo presupuesto el gasto para cada uno de los siguientes años será el mismo que el de 2017. Obviamente que hay rubros como el salario que se ajusta por inflación, así como algunos otros. Pero debe quedar claro que si no se aprueba la Rendición de Cuentas no habrá ningún incremento de gastos. Es por eso que la discusión de si se vota una Rendición de Cuentas o no se vota no puede ser tomado con superficialidad. Porque si no se vota el gasto público se estanca y todos los objetivos en materia social, laboral y salarial (salvo el ajuste por inflación) quedan fuera".

Agregó el integrante del ICD que al quedar "congelado" para el futuro el gasto de 2017, gasto este que es casi el mismo que hubo en 2015. Los incrementos presupuestales de esos dos primero años, en los cuales si hubo presupuesto, fueron muy ínfimos. A modo de ejemplo señaló que "el gasto educativo era 4.6% del PBI cuando comenzó este período de gobierno y tenía que llegar al 6% del PBI. El cálculo que podemos hacer es, si fuera lineal, que si en cinco años tenía que estar en el 6% en los dos primeros años tendría que estar en el 5.25%. Al final del 2017 se estará cerrando en un 4.90% y casi todo el incremento es producto del acuerdo salarial que se logro con los trabajadores de la CSEU. En ASSE es peor la situación ya que el presupuesto 2017 va a ser muy poco superior en término de nuevos gastos al del 2015. Lo que se hizo en términos presupuestales si tenemos en cuenta las metas del gasto público social son muy poco significativas. Son bajas en la educación y casi nulas en el resto de los rubros. A esto le debemos sumar que el gobierno incorporó en el presupuesto una meta de ocho mil millones de dólares de inversión pública. De estos ocho mil millones de dólares en los dos primeros años no vamos a llegar a niveles superiores de los dos mil millones de dólares".

Olesker destacó que se va a llegar a la cuarta parte de lo anunciado y no a los dos quintos que tendrían que ser. Por lo que el esfuerzo presupuestal en la inversión pública, tanto en salud, educación, Caif, hospitales, cárceles, vivienda, etcétera, no se ven de donde pueden salir.

Propuesta

Ante este panorama el documento que se dará a conocer mañana plantea cinco soluciones "para plantarse ante la Rendición de Cuentas o segundo Presupuesto".

Recordó Olesker que en 2015 el PIT-CNT presentó un Presupuesto con tres componentes básicos: el social, que contenía el 6% para la educación; el sistema de cuidados y contemplaba a ASSE; en segundo lugar estaba lo salarial; y finalmente recursos para la inversión pública. A esto se le agregó un documento en el cual se indicaba de donde se podrían conseguir los objetivos.

Este material se actualizó y ahora volvemos a insistir en cuatro elementos básicos para conseguir los recursos necesarios. En primer lugar planteamos la redistribución de gastos; que no se reduzca el déficit fiscal; utilizar parte de las reservas internacionales que tiene el país; y por último el aumento de algunos impuestos.

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Miércoles, 17 Mayo 2017 19:35
Inicia sesión para enviar comentarios