Usted está aquí:Sala de prensa/Noticias/Daniel Diverio (Sunca): "Una demostración cívica impresionante"
Viernes, 17 Abril 2015 14:00

Marcelo Abdala: El PIT-CNT quiere reformar la constitución

Marcelo Abdala coordinador del PIT-CNT le dijo al semanario 7n en la entrevista publicada el 10 de setiembre de 2014 que está de acuerdo en instalar en la agenda política la necesidad de llevar adelante una reforma constitucional. “No para ir a un maquillaje político”. Reclamó de parte del estado una solución para Alas – U, informo que la comisión investigadora de la central no encontró irregularidades en la Comisión de Vivienda, adelantó que le gustaría seguir en el movimiento sindical y no pasar a formar parte del Poder Legislativo.

 -¿Siendo en estos momentos uno de los principales dirigentes del movimiento sindical, qué balance puede hacer de lo que ha sucedido en el 2013?

-Fue un año muy positivo; muy rico en lo que tiene que ver con la experiencia colectiva de los trabajadores. Se debe recordar que este año comenzó con una clara definición estratégica del PIT-CNT, la cual planteaba generar condiciones de un alto nivel de propuestas que permitieran generar distintas iniciativas políticas a todo nivel. Esto significa, que nos planteamos impulsar caminos de tránsito que apuntan a llegar a los cambios profundos de la vida del país. Lo que nosotros llamamos realizaciones programáticas.

-¿Por donde pasan esas realizaciones programáticas?

-Entre otras pasan por la combinación de enriquecer la matriz productiva del país que queremos los trabajadores. Esto significa, a título de ejemplo, lograr un sistema de compras públicas que permita el desarrollo de una red de proveedores nacionales de lo que es la demanda del estado. Lo que se puede convertir en un factor de industrialización.

A esto se le debe sumar el desarrollo de una política de producción de trabajo en torno a la reparación y construcción naval. Algo qué tiene como centro y objetivo la creación de un organismo que se denomine Industrias Navales del Estado. Esto se convertirá en una locomotora de un emprendimiento que permita aprovechar las potencialidades logísticas del país.

Por la vía de la navegabilidad de los ríos –en particular el Paraná y el Uruguay-, se debe aprovechar el desarrollo de la industria de la construcción naval. Lo que podría convertirse en un nuevo distrito industrial del Uruguay, aprovechando su ubicación estratégica en el atlántico sur.

A esto se le debe sumar las series de propuestas que apuntan a la expansión de los derechos de los trabajadores, a modo de ejemplo en el tema de salud. Impulsando los cambios ya establecidos en el Sistema Nacional de Salud (SNS), los cuales tienden a des mercantilizar la salud y a ubicarla más como un derecho humano. Especialmente en torno a rebajar órdenes y tiques. A lo que se le suma acortar los tiempos de espera e ir a una atención más preventiva que curativa.

Otro tema importante son los cambios que se han registrado en torno a la seguridad social. Con lo cual se permite el retiro del lucro, en especial en las Afaps, que vienen padeciendo los trabajadores.

Procesos de aceleración de la construcción prevista en el programa quinquenal de vivienda que lleva adelante el gobierno. En este marco fue que se integró el plan de vivienda de la central sindical, el cual ya está entrando en una fase directamente constructiva.

Ni que hablar de lo que pasa en los Consejos de Salarios, que se han convertido en un elemento de redistribución de la riqueza y en la creación de ciudadanía en el trabajo. A esto se le debe sumar toda la discusión y debate que se ha dado en torno al sistema educativo del país.

-¿Se ha cumplido en el 2013 con la plataforma impulsada por el movimiento sindical?

-Podríamos decir que el año, desde la perspectiva de la agenda sindical que nos planteamos, se dividió en tres etapas claras. En primer lugar esta lo realizado de cara al 1º de mayo, el Día Internacional de los Trabajadores. Luego la actividad y los esfuerzos se dedicaron a la discusión de la Rendición de Cuentas y la lucha por un mayor presupuesto educativo. En el tramo final se retoma la iniciativa programática, al calor de un despliegue de masas de cara a los Consejos de Salarios.

Con respecto a la segunda etapa y a la tercera se puede decir que quedaron temas pendientes, desde el punto de vista presupuestal. Este año hicimos un esfuerzo para no quedar sólo con el reclamo de más presupuesto para educación, salud y vivienda. Por esa razón planteamos que se creara una propuesta de como ampliar el espacio fiscal disponible del estado a fin de que se pudiera concretar una mayor inversión en estas tres grandes áreas: educación, salud y vivienda.

La experiencia que nos deja este año va a ser central para el 2015. Ya que aquellos sectores vinculados al gran capital, que eventualmente hayan podido capturar ganancias extraordinarias, puedan aportar más. Esos sectores son, por ejemplo, los que a partir de los precios internacionales de las materias primas vienen de un ciclo elevado de ingresos desde hace varios años.

Por esa razón considero que se puede crear una ingeniería tributaria tal que lleve a que quienes más ganaron tengan que hacer un aporte mayor al estado. Ese aporte tiene que ser destinado a las áreas que son estratégicas para el país. Esto no implica que todo se soluciona o se resuelve con más presupuesto. Hay un debate de fondo, principalmente en la educación, de cómo se organiza una transición entre el actual sistema educativo y el sistema educativo que esté en función del cambio de la  matriz productiva que venimos plantando y que apunta a la expansión de los derechos de la gente y de la profundización de la democracia.

Si miramos de forma sucinta la plataforma programática levantada por la central el 1º de mayo, nos encontramos con que existieron algunos avances en materia de comparas públicas, especialmente a partir de dos decretos que tienen que ver con la transformación energética del país. Lo que está vinculado a la energía eólica  y la industria naval. Esto indica que cuando el estado requiere dispositivos, por ejemplo para mejorar su matriz energética y cuando requiere dispositivos navales, se plantea la preocupación para que la industria nacional tenga una mayor participación en estos procesos.

Además, existen algunas experiencias como el de la Intendencia de Montevideo (IM) que ha armado equipos para la compras dentro de lo nacional y ello forma parte de apostar a un mayor desarrollo industrial. A esto se le suma que el Ejército resolvió comprarle parte de sus uniformes a la industria nacional. En este dirección algunos avances se han logrado.

En el plano de los derechos, sin duda la ventana democrática que logramos en torno a que los trabajadores entre 40 y 50 años se puedan desafiliar de las Afaps. Esto es muy importante, ya que estamos ingresando a una forma de tránsito hacia un nuevo sistema de la seguridad social. Sin Afaps, sin lucro.

Lo que se ha logrado no contiene la totalidad de la plataforma de la central, pero se está ante un avance importante para el conjunto de los trabajadores.

En torno a los Consejos de Salarios se puede decir que también se ha logrado mucho. Se debe recordar que arrancamos las negociaciones con un grado importante de intransigencia de parte de las patronales y que llamo la atención porque en negociaciones anteriores ello no había sucedido. Desde nuestra perspectiva, orientada hacia un proyecto de país de larga duración, nos vimos sorprendidos por las posturas que asumieron en principio la Asociación Rural del Uruguay (ARU), las Cámaras de Industria, de Comercio, y de productos mercantiles del país. Quienes plantearon, por ejemplo, la necesidad de desmonopolizar y reducir parte de la participación del estado en la economía. A lo que le sumaban que los Consejos de Salarios se partieran a la mitad, poniendo en un lugar a las empresas grandes y por otro a las chicas. Lo que significaba nada más y nada menos que desestructurar el corazón de la negociación colectiva, que son los Consejos de Salarios.

Estos planteos empresariales nos hicieron acordar a las políticas aplicadas en la década de los 90. Donde criticaban, como factor que inhibe la competitividad, la rigidez del mercado laboral. Para nosotros, desde un punto de vista de clase, lo que ellos llaman rigidez son los derechos de los trabajadores. Siempre nos preguntamos: ¿Por qué no competir sobre la base de una lógica de calidad y de trabajo bien hecho y no en la reducción de la vida de la gente?

Pero, si miramos el resultado hasta ahora de los Consejos de Salarios nos encontramos que a pesar de los planteos primarios de las empresas se están logrando acuerdos en el 80%. Por lo que el resultado para los trabajadores es muy positivo. Las conquistas logradas por los sindicatos afiliados al PIT-CNT de la actividad privada lograron dentro de la negociación cosas importantes. Lo que refleja un mayor nivel de unidad, de conciencia y de organización de los trabajadores. Estamos en un proceso de transformación de la conciencia de clase de la gente. Ello quedó demostrado a partir de las amplias movilizaciones que se realizaron durante la ronda de los Consejos de Salarios.

Incluso, sectores recién llegados al movimiento sindical lucharon con la metodología de la clase obrera. Ejemplo de ello es la experiencia de movilización que han llevado adelante los compañeros de los supermercados. A lo que se le suma las medidas de lucha llevadas adelante por los molineros o los camioneros.

Terminamos con mucha alegría el año porque el programa de vivienda de la central estará, a partir de enero, en condiciones de comenzar a construir las primeras 1.500 viviendas para las familias de los trabajadores. Lo que es un salto cualitativo enorme, ya que implica la intervención del movimiento obrero en la economía política de la vivienda. Tendiendo, además, a bajar el metro cuadrado de construcción y la cruz que significa para muchos el tener que pagar un alquiler. Se debe tener en cuenta que en muchos hogares uno de los salarios de la pareja está destinado a pagar un alquiler. Mientras que nuestra propuesta apunta a que se pagarán unos $3.500 a $4.000 por núcleo familiar…

-Sin embargo existen cuestionamientos a procedimientos aplicados en el área de vivienda del PIT-CNT. Incluso se creó una comisión investigadora en la central sindical…

-Tal vez hayamos subestimado el proyecto. Para nosotros es una fuerza social organizada de 16.500 familias y ello significa participación, organización, lucha, gestión de procesos de construcción de viviendas, etcétera. Subestimamos que para otros esto significa simplemente un mercado sumamente apetecible.

De todos modos la comisión investigadora, creada por unanimidad en el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, ha trabajado y en la última reunión de la Mesa Representativa se analizaron todos los elementos investigados. La conclusión es que una cosa es el programa de vivienda de la central y las acciones que ha emprendido y otra cosa son eventuales actividades privadas, con las cuales el PIT-CNT no tiene absolutamente nada que ver.

La Mesa Representativa resolvió expresamente que al momento del trabajo que llevó adelante la comisión investigadora no hay ni un solo miembro de la central que estuviera vinculado a algún procedimiento grave. Si se hubiera comprobado algo distinto entiendo que se estaría ante un hecho muy grave y que determinaría una sanción extrema, incluida la expulsión. Porque el movimiento sindical debe seguir cuidando sus mecanismos de transparencia, de honestidad, modesto, espartano y trabajador. Movimiento que es casi que único en el mundo.

-¿Las denuncias públicas hablan de irregularidades e incluso estafas a la hora de firmar algún contrato?

-Irregularidades, en realidad, han aparecido en el sentido común de la prensa de derecha. En la investigación que nosotros realizamos se encontraron algunas fallas en la forma de redacción en las cartas de intención con alguna de las empresas, ya que no se tienen los debidos resguardos para la central sindical. Además, hay otros procedimientos que se deben afinar más. No queda demostrado, luego de la investigación, ningún acto de corrupción  ni de irregularidades. Acá se puede meter la pata, pero no la mano en la lata. Esto es un santo y seña del movimiento obrero. Es unánime este criterio, no hay vuelta.

Uno de los trabajos que se están realizando ahora pasan como fortalecer los procedimientos que le brinden garantías a todo el mundo. Procesos que son sanos y son genuinos. Lo más importante es que en el plano de la vivienda miles de trabajadores y sus familias van a poder acceder a un techo.

-¿Qué queda en él debe?

-Es preparar a todo el movimiento obrero para una batalla de conjunto en torno al presupuesto nacional 2015 – 2020. Se debe definir y establecer de qué manera intervenimos en la economía política del país para que los sectores más pudientes aporten de manera más eficaz a la financiación del estado. Con ello se lograrán más recursos para hacer viables los planteos que el movimiento sindical ha hecho en materia de salud, educación y vivienda.

 

Pluna: “Un problema muy difícil”

Consultado Abdala sobre la situación de los trabajadores nucleados en Alas – U, ex Pluna, sostuvo que es “un problema muy difícil”.

-Alas – U lo tiene negociando con el presidente José Mujica una salida.

-En primer lugar debe quedar claro que nosotros no participamos ni nos gustó la decisión de que Pluna se cerrara. El sentido común nos indica que cuando una empresa pasa a concordato o cierra le resulta muy difícil reestructurla o venderla. Una cosa es negociar con una empresa abierta, más allá de los problemas, que una cerrada. Nosotros no tenemos nada que ver con la decisión del cierre.

Lo cierto es que estamos convencidos que le hace bien al país tener una compañía de aeronavegación nacional. En defensa de la fuente de trabajo de los implicados y por cuestiones de soberanía nacional.

Cuando un país queda preso de un monopolio en materia de conectividad está perdiendo soberanía. Nosotros tenemos las pilas cargadas en torno al proyecto de Alas – U.

Ahora, con la resolución de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) de declarar inconstitucional la ley que le permitía a Alas – U a contar con varios aviones estamos viendo cómo resolver esta situación. En este marco es que al borde del abismo pudimos llegar a un acuerdo para que el Fondes adelante parte del préstamo y los compañeros de Alas – U puedan gestionar el alquiler de las aeronaves. Es una situación muy difícil, sin embargo el movimiento obrero acompaña con todas sus fuerzas la lucha y la gestión de los compañeros.

-¿De quien es la responsabilidad de que Pluna haya cerrado?

-Claramente existen responsabilidades políticas. Por eso sostenemos que de una manera u otra el gobierno debe apoyar este emprendimiento. El propio Pepe (José Mijica) dijo en una oportunidad que “si tantas veces se falló con los capitalistas dejen experimentar a los trabajadores”, a ver si se puede arrancar de menos a más en una nueva compañía.

 

Diferencias con el gobierno

El coordinador del PIT-CNT destacó que para el movimiento sindical se maneja desde el “concepto de la independencia de clase y de la autonomía con la cual tomamos nuestras decisiones. Pero esto no significa que nos resulte indiferente cual es el tipo de gobierno que hay”.

-Teniendo en cuenta su larga trayectoria: ¿Qué hay de diferente en la relación con este y los otros gobiernos?

-La diferencia está en la base de lo que luego se convierte en situaciones concretas. Si el proyecto de país que se sustenta está basado en el mercado y en la dictadura del mercado o el proyecto tiende a combinaciones más flexibles entre estado, mercado y sociedad. Nuestra central se maneja desde el concepto de la independencia de clase y de la autonomía con la cual tomamos nuestras decisiones. Pero esto no significa que nos resulte indiferente cual es el tipo de gobierno que hay.

Con los gobiernos de Tabaré (Vázquez) y (José) Mujica la relación es infinitamente superior a la mantenida con los gobiernos de colorados y blancos. Los dos gobernantes del Frente Amplio (FA) han participado constantemente en actividades desarrolladas en la sede del PIT-CNT y las agendas de los mismos tienen muchas cosas en común con la del movimiento sindical. En el mundo eso se ve como algo raro.

Esto no significa que nosotros estemos en todo de acuerdo con Vázquez y Mijica ni que ellos estén en todo de acuerdo con la totalidad de los planteos de la central sindical. Cada uno cumple su rol. Por eso han existido acuerdos y desacuerdos. De todos modos tenemos que reconocer que en las cosas de fondo son muchos más los acuerdos que las discrepancias.

-¿Cual esa diferencia mayor con el gobierno?

-Teniendo en cuenta una serie de factores la diferencia mayor pasa por cuál debe ser el papel del estado en las transformaciones económicas, productivas y sociales que el país precisa. Cuando se conversa con los compañeros del gobierno, incluido el propio presidente, nos encontramos con que la maquinaria del estado muchas veces en lugar de facilitar las cosas las obstaculiza. A modo de ejemplo pongo la situación de la cooperativa de vivienda que integro, donde pasó un año y cinco meses desde que se aprobó el préstamo hasta el día que se hizo efectivo el mismo. Por lo que se acortó el plazo de construcción a ocho meses. Lo cual la demora de acceder al préstamo ya aprobado llevó más tiempo de lo tiene que demorar la construcción de las viviendas.

El punto es que no se agarra el toro por las guampas. Se tienen que crear las condiciones para que el aparato del estado soluciones las cosa, sea la locomotora, y no se convierta en un obstáculo.

El propio PIT-CNT plantea que se instale en la agenda política la necesidad de llevar adelante una reforma constitucional. No para ir a un maquillaje político electoral. Se debe definir que aparato del estado se quiere y que función debe cumplir. Lamentablemente este planteo va quedando para atrás y sabemos que es un trabajo muy engorroso ya que atiende todos los mecanismos del poder.

 

El sindicalista y el político

En los últimos años varios dirigentes de primer nivel del PIT-CNT fueron dejando su actividad sindical para ocupar cargos de gobierno o integrar el Parlamento. Abdala fue el segundo dirigente más votado en el pasado Congreso del Partido Comunista de Uruguay (PCU) y ante este hecho 7n lo consultó si estaba dispuesto a dejar la dirigencia gremial para ocupar un lugar en el Poder Legislativo.

-Mi actividad política pasa por el Comité de Base, el Comité Central y el Ejecutivo del PCU. El lugar que ocuparé no lo resuelvo yo, lo resuelven los organismos del partido.

Si pudiera elegir, sigo en el movimiento de masas, pero no lo decido yo.

El pertenecer a una estructura sindical tengo muy en cuenta lo que es el centralismo democrático y a él respondo. Por lo tanto, estaré en el lugar que el Comité Central me designe. 

Valora este artículo
(0 votos)
Modificado por última vez en Viernes, 17 Abril 2015 14:28
Inicia sesión para enviar comentarios