Cambia también lo profundo

Miércoles, 23 Septiembre 2015 17:27
Valora este artículo
(0 votos)

Desde la Secretaría de Género, Diversidad y Equidad del PIT-CNT se está trabajando para promover un cambio cultural en el vínculo de las madres trabajadoras lactantes en el ámbito laboral. En una novedosa planificación a mediano plazo, se realizarán actividades durante noviembre de 2015 y marzo del año próximo y se evaluarán en agosto del 2016, como una primera señal de los cambios posibles que están promoviendo en los ámbitos laborales públicos y privados.  

El director del Banco de Previsión Social (BPS) en representación de los trabajadores, Ramón Ruiz, y María del Milagro Pau, integrante de la Secretaría de Género del PIT-CNT, explicaron al Portal que uno de los primeros objetivos es informar a los y las dirigentes sindicales las acciones que viene desarrollando el BPS en la búsqueda de un mejor aprovechamiento de las salas de lactancia existentes. Asimismo, en una jornada nacional que realizará la Secretaría de Género en el mes de noviembre en contra de la violencia hacia las mujeres, también se promoverá la inclusión de un módulo de sensibilización de la lactancia en el ámbito laboral.  En marzo del 2016 en el mes de la mujer; se realizarán actividades conjuntas entre el BPS y la Secretaría de Género del PIT-CNT, y en agosto, cuando se celebra la semana mundial de la lactancia materna, se pretende “involucrarse aún más” para promover el cambio cultural imprescindible en el área.

Milagro Pau explicó al Portal que a pesar del trabajo que se venía desarrollando desde la Secretaría así como en los distintos sindicatos, en la difusión de la temática y la importancia de  las salas de lactancia, “faltaban muchos elementos como para un mejor aprovechamiento, como por ejemplo el espacio”.

Se comenzó a realizar un relevamiento de los lugares en los que efectivamente existen salas de lactancia y en qué condiciones se encuentran, así como si se están cumpliendo o no las reglamentaciones y normativas que las regulan. 

“Nosotros entendemos que se podrían aprovechar algunos de esos espacios no solamente para las compañeras trabajadoras sino mediante alguna extensión también para usuarias de esos lugares como por ejemplo las salas de lactancia en los shoppings, donde hay un gran número de trabajadoras jóvenes”. Milagro Pau explicó que es importante que la lactancia no sea un “obstáculo” al volver a trabajar, tal como lo conversaron con la especialista en lactancia, licenciada en enfermería Adriana Sánchez, quien es la encargada del centro recolector de leche materna del BPS. 

“Se trata de desmitificar la retracción del rol materno con el de trabajadora” explicó Pau quien aseguró que “falta información y eso es clave para comprender mejor la temática”. 

Tanto Pau como Ruiz aseguraron que además de las salas de lactancia en los lugares de trabajo es importante abordar el tema del “duelo” que tiene que hacer la mujer al separarse del hijo, “algo que la afecta psicológicamente, por ello, con el intercambio con compañeras especializadas en el tema, como Adriana Sánchez, podemos desmitificar el tema del corte existente cuando la madre se tiene que separar, luego de estar las 24 horas con el bebé, y tiene que volver a trabajar”. Pau le dijo al Portal del PIT-CNT que además de promover las condiciones de mejor lactancia para que ese “duelo” sea “menos nocivo” psicológicamente para la madre y para el niño, que además tenga las condiciones para llegar a optimizar, por ejemplo, a conservar la leche que la madre se extrae. “Además se trata que cuando la madre vuelva a su casa pueda reconectar ese nexo con su hijo, sin la culpa psicológica que siempre tenemos las madres cuando dejamos a nuestros bebés”. Pau enfatizó que “no son excluyentes el rol de mamá con el de trabajadora, por lo que no tiene que haber un corte”.

Cambio cultural

En el entendido que hay cambios que no se logran simplemente con establecer normas que regulen, sino que se requiere modificar comportamientos incorporados durante muchas generaciones, desde la Secretaría de Género se abordó este trabajo como un gran desafío renovador y transformador. En este sentido, el director del BPS, Ramón Ruiz, coincidió en que  “no es solamente con la instalación de las salas de lactancia o consiguiendo que la empresa brinde un lugar a la trabajadora para que pueda amamantar a su bebé, sino también se trata de posibilitar las condiciones psicológicas y que la compañera esté acompañada, contenida y asesorada” explicó.

Desde el PIT-CNT en coordinación con el BPS se realizarán charlas por sectores de trabajo, para fomentar que las trabajadoras y trabajadores puedan acompañar este proceso de lactancia de la madre trabajadora y puedan apoyarla incluso con una asistencia psicológica, si es necesario.

Milagro Pau aseguró al Portal que “muchas compañeras nos plantean que vuelven al trabajo después de ser mamás y al mes se quedan sin leche. De acuerdo a lo que nos explicó la licenciada en enfermería Adriana Sánchez, se le debe explicar a la madre que más allá del alejamiento temporal en el horario del trabajo, hay una forma de mantener el vínculo” aún considerando que la madre pueda sentir «culpa» y viva un «duelo» por el alejamiento con su hijo.

En la Secretaría de Género explican que “el cordón umbilical no se corta cuando nace el bebe, en realidad el más sentido cordón umbilical lo corta la madre cuando tiene que reintegrarse a trabajar y siente que abandona a su bebe por unas horas”. Según Pau ese sentimiento de  culpa “retrae la leche materna” y por ello es importante preparar a las trabajadoras “y especialmente a los delegados sindicales, cuando tengan esa situación en una fábrica o en un ámbito de trabajo, para que la acompañen psicológicamente y si entendemos que no podemos hacerlo nosotros, solicitar apoyo del grupo del BPS que está especializado en ello”.

Importancia en la salud de los niños

El director del BPS, Ramón Ruiz, destacó al Portal los beneficios de la lactancia materna en la salud de los niños. “Mejora las posibilidades que ese niño sea más sano, porque va a tener más defensas, y todos los beneficios que conocemos gracias a los expertos, pero además va a traer una mejora en las condiciones de trabajo, porque seguramente la madre trabajadora se va a sentir mucho más contenida”, posibilitando un mejor desempeño laboral, “con una actitud hacia el trabajo muy positiva, porque se resolvió un tema que la preocupaba, por lo que va a trabajar más tranquila y con otro ánimo mejor para encarar su tarea, y todo eso refiere a mejorar las condiciones de trabajo”.

Como parte del cambio cultural necesario, Ruiz señaló que las empresas deben aceptar que las trabajadoras “tienen que tener ese lugar tranquilo, adecuado con todas las comodidades necesarias como la privacidad, para que pueda realizar esa tarea que es preocuparse por el bebé y por ella”. El representante de los trabajadores en el BPS enfatizó que es importante que “cada sindicato juegue un papel importante a la hora de reclamar el espacio adecuado para las salas de lactancia en cada lugar de trabajo, y esa es una tarea sindical; después el BPS podrá asesorar con las compañeras especializadas, pero el Banco no va a reemplazar la lucha que tiene cada sindicato”.

Por su parte, Pau enfatizó en la importancia que tiene la lactancia en la salud de los bebés y en la prevención de enfermedades como obesidad, cáncer, diabetes, “y también hay que destacar que es beneficiosa para la madre porque si se reprime la glándula mamaria, eso propicia que a lo largo de los años y en los casos de embarazo único, puede aparecer el cáncer de ovarios o el de mama”.

Sociedad machista

Para Milagro Pau el cambio cultural en una sociedad machista “no es solamente un tema de la Secretaría de Género sino que compete a todos y todas”. Es un proceso al que definió “lento, con avances que se producen de manera lenta pero entendemos que para revertir el patriarcado que hay en la sociedad y en el movimiento sindical, es necesaria la capacitación e información”.  En esta dirección destacó los acuerdos con el BPS “porque el vínculo de trabajar en conjunto es lo que posibilita el cambio cultural tanto en hombres como en mujeres” señaló. “Cuanto más informados, más capacitados estemos, mejor vamos a entender estos temas”.

Desde la Secretaría de Género del PIT-CNT se entiende como parte de los cambios, que las empresas también se benefician cuando una madre se siente a gusto y puede dejar atrás la “culpa” de “abandonar a su bebé” para ir a trabajar. “Si la mujer que se desprende de su hijo después de haber parido, encuentra un ámbito laboral en el que puede seguir amamantando, es lógico que en el resto de su actividad laboral va a rendir mucho más porque va a encontrar su satisfacción psicológica plena. Si la trabajadora se siente frustrada la empresa también pierde”.

Entre lo público y lo privado

Según los datos que maneja la Secretaría de Género, existen diferencias notorias en los ámbitos laborales públicos y privados en materia de salas y condiciones para la lactancia materna de las trabajadoras. “Hay dificultades y es mucho más complicado en el sector privado porque la cabeza del empresariado es que la mujer «sale más cara» porque se casa, va a parir, porque falta por los hijos y también por la licencia maternal y de amamantamiento.  Lo que tenemos que revertir es precisamente esa concepción psicológica de parte de las empresas y de los propios trabajadores”.

Desde el Banco de Previsión Social ya se están coordinando acciones con AEBU, con el sindicato de trabajadores de la UCM,  con FANCAP, ALUR, “entre otras empresas y sindicatos, porque si la empresa está de acuerdo lo hacemos, pero también existen lugares donde no hay sindicatos y es la propia empresa la que nos plantea la necesidad de tener salas de lactancia, y eso sirve como un vínculo de acercamiento entre empresas y sus trabajadores y como forma de mejorar las relaciones laborales y hasta puede servir para comenzar a conversar de otros temas que les preocupan a los trabajadores y a las empresas ” destacó Ruiz.

El día a día

Tanto Ramón Ruiz como Milagro Pau coincidieron que las transformaciones son posibles de lograr en el día a día, conversando con los dirigentes sindicales, charlas en los sindicatos, en el PIT-CNT,  y mediante acciones coordinadas de la representación de los trabajadores en el BPS con  la Secretaría de Género de la Central. “No es una tarea tradicional, no es algo que seguramente se incluya en las proclamas ni en las plataformas que se refieren a salarios, defensa del trabajo, entre otras cosas, pero es una tarea a la que hay que darle la importancia que tiene, y así poco a poco, en el día a día, se va a ir logrando”.

Modificado por última vez en Jueves, 24 Septiembre 2015 21:18
Inicia sesión para enviar comentarios