El Congreso por dentro

Martes, 16 Junio 2015 20:42
Valora este artículo
(2 votos)

Entre abrazos, encuentros, documentos, fotos que son memoria, alguien dice “recuerdos que no voy a olvidar”, transcurren las horas que serán historia del movimiento sindical.

En el escenario, los representantes de los distintos gremios se suceden en la palabra denunciando realidades que afectan a los trabajadores de la pesca, la educación, la prensa, el largo conflicto judicial que lleva casi cinco años, la asociación “de hecho” que se produce con los trabajadores del transporte, miles que padecen la desocupación en el sector de la construcción, entre muchas realidades que golpean el presente del movimiento sindical.

Las empresas públicas y la necesidad de inversión para reactivar la industria nacional, también se traen a la consideración de los delegados como asuntos de interés colectivo de los trabajadores organizados.  

Mientras tanto, los delegados conversan, intercambian pareceres y siempre surge algún que otro abrazo de alguien que se arrima al compañero de tantas batallas y luchas.

El estruendoso aplauso retumba en el Palacio Peñarol cuando desde el escenario algunos delegados alzan la voz en defensa de los DD.HH. y reclaman la remoción inmediata del ministro de Defensa Nacional, Eleuterio Fernández Huidobro y que sigue indignando a los trabajadores organizados “que los torturadores caminen sueltos por la calle”.

Una y otra vez, el rechazo al Tisa y sus nefastas consecuencias es parte de firme condena de los trabajadores durante las horas que transcurre el XII Congreso. 

Desde una de las tribunas, una pancarta dice mucho más que una consigna: "No hay lugar para violentos. Por una ley de feminicidio".

Modificado por última vez en Martes, 16 Junio 2015 21:54
Inicia sesión para enviar comentarios