Comité en Defensa de la Democracia en Brasil y la Libertad de Lula va a la Carpa y entregará misiva a Petrobras

Miércoles, 24 Octubre 2018 19:52
Valora este artículo
(0 votos)

Tal como lo adelantó al Portal el dirigente del sindicato del gas, Alejandro Acosta, este jueves, el Comité en Defensa de la Democracia en Brasil y la Libertad de Lula realizará dos actividades vinculadas a la situación de Petrobras y los trabajadores.

A las 11:30 de la mañana una delegación del Comité entregará una misiva a Petrobras en su sede de Plaza Independencia 831, “reclamando que cese su actividad contra nuestro país y se avenga a un acuerdo negociado que revierta los seguros de paro y resguarde los puestos de trabajo sobre la base ya planteada por el Poder Ejecutivo”. La delegación estará integrada por el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, el relator de la ONU para la misión en Haití y expresidente de la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH), el secretario de relaciones internacionales del PIT-CNT, Fernando Gambera, el representante de la Funcación Vivian Trías, Luis Vignolo y el integrante de Redes Amigos de la Tierra, Alberto Villarreal.

Por la tarde, a las 18 horas se realizará un acto público denominado "Bolsonaro: la dictadura anunciada" donde un panel integrado por integrantes del Comité en Defensa de la Democracia en Brasil y la Libertad de Lula intercambiará sobre “la grave situación actual en Brasil y sus perspectivas para América Latina y nuestro país”. Dicho acto público se realizará en el campamento de la huelga de hambre de los trabajadores del gas, en la Plaza Independencia.

Ayer y hoy

En un documento firmado por los dirigentes sindicales Fernando Gambera y Alejandro Acosta se efectúa un repaso de los hechos políticos de extrema gravedad que dieron lugar a la conformación del Comité.

 “Las razones que nos convocaban a instalar el pasado 3 de octubre el Comité en Defensa de la Democracia en Brasil y la Libertad de Lula con la presencia de un gran número de compañeros representativos de múltiples sectores de la actividad social, política, económica y académica, no solo se mantienen sino que han recrudecido.

Jair Bolsonaro y su entorno continúan manifestando posiciones decididamente fascistas y atentatorias contra la democracia en el hermano país. Ha prometido que Lula va a “pudrirse” en la cárcel y que será arrestado el presidenciable del Partido de los Trabajadores (PT) Fernando Haddad. En términos más amplios afirmó que “los rojos” se tendrán que ir del país o acabarán en un calabozo. Mientras que su hijo, Eduardo Bolsonaro, declaró que para cerrar el Supremo Tribunal Federal solo se precisa un “cabo y un soldado”.

Lo que se produce en el marco de una escalada ascendente de ataques violentos contra diferentes personas, incluso llegando al asesinato, solo por ser homosexuales, militantes de izquierda o sociales y periodistas independentes.

Se suma a esto la manipulación de la opinión pública con millones de mensajes por whatsapp difundiendo noticias falsas sobre Haddad para incidir en el resultado electoral de la primera vuelta, en connivencia con decenas de empresarios que financiaron la campaña sucia, como ha denunciado el periódico Folha de Sao Paulo.

También Bolsonaro ha dado pasos para excluir a los gobiernos que no concuerdan con su visión política reaccionaria en lo social y neoliberal en lo económico, como es el caso de Bolivia, Venezuela y nuestro país. Lo que genera una fractura en cualquier proceso de unidad latinoamericana.

Por otra parte en nuestro país estamos asistiendo a consecuencias directas de la política de ataque a los derechos laborales, convenios colectivos, deterioro del servicio público y fuentes de trabajo que se ha producido en Brasil, mediante las políticas desplegadas por empresas que tienen ese origen, como ser el caso de Saman y Marfrig, o los anuncios de restricciones comerciales sobre nuestras exportaciones lácteas.

Pero en particular se destaca la acción de Petrobras al enviar al seguro de paro a  21 trabajadores y denunciar unilateralmente los convenios colectivos firmados con la empresa.

Medidas que se han tomado como parte del rechazo de Petrobras a procesar una salida negociada sobre la base de la propuesta del Poder Ejecutivo de establecer iniciativas económicas que ayuden al sector a cambio de resguardar los puestos de trabajo retrovirtiendo los seguros de paro, para discutir los demás aspectos en forma tripartita. Lo cual llama la atención debido a que la empresa había solicitado este tipo de iniciativa para no tener que proceder a despidos o seguros de desempleo.

Por lo que solamente puede interpretarse que estas medidas son parte de la confrontación que la multinacional ha optado por mantener contra Uruguay mediante las demandas arbitrales contra el Estado por más de cien millones de dólares, despreocupándose por la calidad del servicio público de gas natural, lo que ha repercutido en la pérdida de 6.500 usuarios en los últimos años”.

Es en este contexto que el Comité resolvió las dos acciones inicialmente mencionadas.  

Modificado por última vez en Miércoles, 24 Octubre 2018 22:02
Inicia sesión para enviar comentarios