La solidaridad no se agradece, se devuelve

Miércoles, 30 Mayo 2018 14:53
Valora este artículo
(0 votos)

El Sindicato Único de la Aguja (SUA – Vestimenta) comenzó en 2015 una experiencia solidaria que viene recogiendo una “formidable” respuesta y que consiste en brindar cursos en distintos establecimientos carcelarios del país. Este jueves 31 en Campanero, centro de reclusión de Minas, se entregarán diplomas y se realizará un desfile de las prendas que los privados de libertad elaboraron durante el curso brindado por el SUA. En tanto el jueves 7 de junio el cierre educativo se realizará en el establecimiento de Libertad, San José.

Ricardo Moreira, Secretario de Propaganda del SUA y coordinador de los cursos le informó al Portal del PIT-CNT que en 2015 en la Cárcel de Mujeres se comenzó con esta experiencia. “Lo destacable es que las participantes del curso formaron un emprendimiento dentro de la cárcel y quedaron trabajando en el área de la producción de prendas. Al poco tiempo nos dimos cuenta que había que volver a brindar conocimientos ya que algunas de las ´alumnas´ quedaron en libertad y había que formar a otras personas”.

La buena respuesta y resultado de los cursos determinó que el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) le solicitara al SUA que “replicara el mismo curso en otros centros de reclusión: en la cárcel de Salto, en Campanero (Minas) y en el Penal de Libertad. Estos cursos ya están culminando en los próximos días y la participación es de 24 reclusos/as por cada establecimiento”, explicó el dirigente sindical.

Sin ocultar su satisfacción, Moreira destacó que “es formidable la experiencia recogida en todo este tiempo. Lo sucedido en la cárcel de mujeres fue muy bueno y tenía su lógica porque la costura es algo más común para el género femenino. Cuando nos dirigimos al interior nos encontramos con cursos mixtos y en el Penal de Libertad son sólo hombres. Este desafío se pudo llevar adelante con mucho éxito y resultó ser un gran incentivo para la actividad que estamos desarrollando entre las personas privadas de libertad”.

Otro de los aspectos rescatados durante esta experiencia es “la buena voluntad de trabajar que han demostrado los alumnos. Una vez finalizadas las clases nos preguntan cómo pueden seguir en el área de la vestimenta y muchos cuando dejan la cárcel se arriman al SUA a fin de seguir vinculados al sector y al sindicato. Esto nos demuestra in situ que los cursos tienen un resultado efectivo y a corto plazo. Se logra un hábito de trabajo y, lo más importante, se integra a esa persona a la sociedad”.

Galería de Imágenes


Modificado por última vez en Miércoles, 30 Mayo 2018 17:30
Inicia sesión para enviar comentarios