Esta es mi revolución

Viernes, 09 Marzo 2018 12:32
Valora este artículo
(6 votos)

Sí, otra vez lo hicieron. Las mujeres dieron otra lección mundial de dignidad y dejaron en claro que ya nada será igual.

Unas 300 mil personas nuevamente marcharon por cuadras y cuadras en Montevideo y las demostraciones se replicaron a lo largo y ancho de todo el país. La movilización mundial de las mujeres tuvo una vez más, en Uruguay, un mojón único, fantástico, ejemplar. Trabajadoras de todas las ramas, edades y espacios de la sociedad, jubiladas, estudiantes, cooperativistas, desocupadas, militantes históricas y las recién llegadas a la lucha, todas juntas, sin peros, sin pausas, con sus pancartas que hablaban en voz más alta que nunca contra el patriarcado, el capitalismo, la violencia machista, entre tantas definiciones que se habían difundido en los días previos y que fueron abordadas en distintas entrevistas y charlas aquí, en el Portal del PIT-CNT. “Doblemente oprimidas, doblemente revolucionarias”, “Que capitalismo y patriarcado caigan juntos”, “Feminismo o barbarie”,  gritaban algunas pancartas, entre cientos de miles de voluntades y convicciones en la avenida 18 de Julio.

Pero la gran jornada había comenzado mucho, pero mucho antes. Semanas atrás ya se habían gestado encuentros, reuniones, charlas, y por supuesto, un gran despliegue de comunicación y propaganda. Desde temprano, las calles de la Ciudad Vieja mostraban que iba a ser un día especial y muchos y muchas turistas se iban informando de lo que más tarde iba a suceder. En la Peatonal Sarandí preguntaban dónde ir, cómo podían participar del “#8M uruguayo”.

A la tardecita, de todas partes fueron llegando a distintos puntos de encuentro. Cada colectivo feminista, cada grupo, sindicato, federación; compañeros de estudio, de facultades, amigos y amigas, familias, todos tenían su punto de encuentro más o menos señalado. Igual los abrazos casuales se daban por todas partes. “¡Qué lindo encontrarte acá!” se escuchaba una y otra vez.

Rodeada de compañeras y compañeros que asistieron en muchos casos con sus hijas e hijos, la secretaria general de SUTEL, Claudia Duré dijo al Portal que el sindicato va a homenajear a las referentes históricas “porque fueron vanguardia de la lucha de las mujeres del movimiento sindical”. La agenda de las actividades del sindicato en el mes de la mujer tuvo su inicio anoche con la participación masiva de trabajadores y trabajadoras de Sutel en la marcha. Para los próximos días, se gestionará ante las autoridades de Antel que algunos de los espacios institucionales sean denominados en alusión a las pioneras trabajadoras “porque se lo merecen y porque casi todos los lugares aún tienen nombres de hombres, valiosos también pero hay que buscar también equidad y paridad en esos gestos”.  

Con el paso de los minutos, entre charla y charla, abrazos y selfies, comenzaron los cantos, bailes y aplausos. El color violeta predominó notoriamente, aunque también hubo miles que optaron por la ropa de color negro. Las fotos que ya se han visto gracias a los muchos drones que se utilizaron para tomas aéreas, son impactantes y elocuentes especialmente en relación a la cantidad de participantes, colorido y extensión de la marcha. Las integrantes de la Asociación de Danza del Uruguay realizaron distintas intervenciones callejeras con decenas de mujeres a las que a cada cuadra se le incorporaban otras, de manera espontánea. Las distintas formas de participación fueron tan variadas como respetadas.

Hubo quienes optaron por quedarse tímidamente al costado de la avenida principal, en las veredas, incluso desde la puerta de algunos comercios, también hubo quienes fueron a “curiosear” y sacarse la selfie para el Facebook o Instagram y decir “vine” o “estuve ahí”, pero la inmensa mayoría fue en actitud militante, decidida a marcar y señalar la huella del cambio cultural imprescindible.

Fuimos cientos de miles. Somos muchos y muchas más y seremos cada día más. Como explicó al Portal la responsable de la Secretaría de Género, Equidad y Diversidad del PIT-CNT, cuando sostuvo que esta batalla es de todas y todos y acá lo que se juega no es una batalla por el poder sino por derechos. “Si sos mujer no podés no ser feminista, porque te estás defendiéndote a ti, estás defendiendo tu ser, estas defendiendo los derechos de la mujer que nos arrebataron, por años y por siglos. Pero no estamos peleando por el poder, estamos peleando por nuestro lugar en la sociedad”.

Al término, miles y miles de almas se retiraron como pudieron del centro, en muchos casos caminando por las demoras de los ómnibus en poder salir de la zona de la marcha. Lo que quedó por muchas horas más, fue la sensación de que el cambio empezó y no hay vuelta atrás y no lo podrá detener nadie. Y eso lo sabe hasta el más anacrónico y repugnante machista que se resiste a entenderlo.

Ayer, además de un gran día, histórico y emblemático, fue también un día de luto porque a primera hora se conoció la noticia de un nuevo femicidio. Sí, en el Día Internacional de la Mujer, en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora otra uruguaya fue asesinada por su expareja.

De eso hablamos cuando hablamos de la urgencia, de decir basta al machismo.

De eso hablaban anoche decenas de carteles que decían “el machismo mata”.

¿Qué parte no se entiende?

Galería de imágenes

Modificado por última vez en Domingo, 11 Marzo 2018 23:50
Inicia sesión para enviar comentarios