Balance y perspectivas de la reforma de la salud

Miércoles, 13 Diciembre 2017 14:38
Valora este artículo
(0 votos)

A diez años del inicio del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), en la sede del PIT-CNT se desarrolló una mesa de balance y perspectiva desde la institucionalidad  que además incluyó la mirada parlamentaria sobre los aspectos centrales de una de las reformas claves del Estado de los últimos tiempos.

Participaron el licenciado Pablo Cabrera, director de ASSE en representación de los trabajadores, el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, el diputado del FA, Gerardo Núñez y ante la imposibilidad de participación del senador Charles Carrera (FA) se incorporó el senador Daniel Garín (FA).  Todos los participantes centraron sus ponencias en las fortalezas del sistema, los avances logrados en esta década de implementación del SNIS y proyectaron algunas líneas de trabajo que deberán analizase de cara a la denominada “segunda generación” de la reforma sanitaria.  En la recta final del año y en tiempos en los que la atención mediática tal vez pasa por otros temas, en la sede del PIT-CNT se habló de la trascendencia de la reforma implementada que ha priorizado la salud como un derecho y no como mercancía. Acaso un ejemplo claro de ello son las 75 mil intervenciones quirúrgicas que ha alcanzado desarrollar el Hospital de Ojos en estos 10 años. Según cifras oficiales, en la última década, el Hospital de Ojos "José Martí" operó con éxito a 75.171 personas a través de diversas intervenciones quirúrgicas, 60.000 de ellas con patología de cataratas. Un total de 178.466 personas fueron pesquisadas en todo el país. Más de medio millón de uruguayos se atendieron en un centro dotado de tecnología de última generación y recursos humanos especial.

El licenciado Pablo Cabrera destacó la importancia del encuentro de ayer “porque sin participación no hay reforma”. El director de ASSE en representación de los trabajadores, dijo que estos diez años han sido “cargados de trabajo” y aseguró que la reforma es “una de las más importantes del Estado uruguayo de los últimos tiempos”.  Si bien Cabrera explicó que para analizar una reforma en el ámbito del Estado habría que mirar en perspectiva de 20 o 25 años, llegar a los 10 años de la reforma de la salud amerita una mirada que trascienda la inmediatez y proyecte hacia el futuro las acciones a implementar. “Estamos a mitad de camino de un proceso y por ello entendemos que es bueno hacer un primer balance” aseguró. Cabrera insistió en que habrá que corregir los eventuales  errores que se hayan cometido “y profundizar aquellas cosas que se están haciendo bien”. En este sentido, Cabrera recordó que desde el movimiento sindical se ha puesto hincapié en la necesidad de la profundización de la reforma de la salud, “para seguir avanzando” y “consideramos que hay un cierto consenso que la reforma le ha servido al Uruguay, le sirve a los uruguayos, y es necesario seguir amplificando la construcción de derechos a través de esta reforma”.

Cabrera elogió el rol social de los médicos cubanos que desarrollaron su actividad para devolverle calidad de vida a más de 75 mil compatriotas y mencionó el caso de “un señor bastante mayor en Rivera” que agradeció ahora poder volver a leerle cuentos a su nieto gracias a la operación de cataratas que “le cambió la vida” en el Hospital de Ojos. “Eso tan simple significa mucho porque devolvemos calidad de vida y la oportunidad a gente que de otra manera no lo podría hacer por los altísimos costos que representaba tener una intervención de esas características y eso se logró desde nuestra ASSE”.

En relación a los prestadores privados, el licenciado Cabrera dijo que “el sector mutual siempre tuvo posibilidades de desarrollar hotelería y la gente terminó optando por ella en desmedro de atenderse en ASSE por lo que nos falta”.

Destacó la participación en el encuentro en la sede del PIT-CNT de representantes del Parlamento ya que por estos días se discuten temas centrales en relación a ASSE y las generalidades del sistema.

“Estos 10 años nos demuestran que se puede pensar en la gente y construir desde una profunda mirada solidaria”.

Mencionó la reconversión del Hospital Español ”que estaba prácticamente destinado a morir y hoy allí prestamos atención de calidad”. En cuando a las recorridas a nivel nacional elogió la celebración de los 90 años del Hospital de Tacuarembó y destacó como otro ejemplo de calidad de atención al Hospital de Young.

Según datos que actualizó Cabrera, ASSE cuenta con más de 900 puestos de atención, más de 1 millón 300 mil usuarios y más de 30 mil trabajadores “y obviamente no se puede lograr la misma calidad en todos los lugres” al mismo tiempo , “pero todo esto que reseñamos está demostrando que hay compromiso de seguir avanzando y los trabajadores tenemos mucho que ver con eso”, ya que en cada discusión presupuestal “no solamente abordamos la lucha de temas salariales –que es muy importante- sino de las condiciones del trabajo y del impacto que tiene la infraestructura”.       

El representante de los trabajadores en el Directorio de ASSE habló también de la comisión investigadora a nivel parlamentario que se ha instalado. “Para nosotros desnuda –además de las complejidades naturales que tiene y que en parte se ha desarrollado más en los medios que hacia adentro- queremos que sea una oportunidad para crecimiento y cambios, porque no podemos negar que haya errores y que haya que realizar cambios” para ser más competitivos. “A pesar que no nos gustan algunos términos, y la competencia es uno de ellos y nosotros estamos en competencia en el universo de usuarios y la gente tiene la posibilidad de elegir”.

Sobre algunos puntos del debate a futuro de la reforma sanitaria, Cabrera apuntó la característica “nacional” y puso como eje de discusión las asimetrías actuales como por ejemplo, en relación a la imagenología. Reclamó mayores recursos para la formación y capacitación de los trabajadores. Dijo que habrá que diagnosticar cuáles son las necesidades de cada institución en materia de capacitación y formación de sus trabajadores “para dar respuestas mucho más profundas y más sensibles”.

Finalmente, Cabrera destacó la participación social y la inserción de los trabajadores y los usuarios en esta reforma de la salud. Sin la participación de quienes son “arte y parte en el día a día esto no se habría podido hacer y sabemos que hay mucho para aprender porque esto es un ejercicio cotidiano para seguir construyendo”. 

Por su parte e ministro de Salud Pública, Jorge Basso, recordó que "hablar de salud es hablar de política" en relación a las necesidades de recursos y decisiones de gobierno. "Para seguir profundizando la reforma precisamos a los trabajadores, a los usuarios, y nuestro compromiso es precisamente trabajar en ello" afirmó.  

Modificado por última vez en Miércoles, 13 Diciembre 2017 22:20
Inicia sesión para enviar comentarios