De mal en peor

Martes, 17 Octubre 2017 17:45
Valora este artículo
(0 votos)

La Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines (UNATRA) denunció un nuevo caso de violencia hacia un trabajador rural esta vez en la Arrozal 33. El caso está en manos de la Justicia y el trabajador fue despedido por “justa causa” y “notoria mala conducta” según lo que denunció el dirigente Marcelo Amaya al Portal.

La aparición de una nueva agresión fue catalogada como “grave” por la UNATRA y la consideran parte de lo que ha venido sucediendo en distintas empresas rurales.

Según la denuncia el episodio sucedió el 29 de setiembre, “cuando un trabajador fue agredido por la espalda, dentro de su local de trabajo”. Inicialmente se denunció que el trabajador había recibido 13 puñaladas y fue inmediatamente denunciado ante la Justicia. Para la UNATRA una primera decisión de la Justicia reconoce la existencia de un “agresor” y un “agredido” lo que posiciona el caso en un escenario distinto a lo que se pretendió torcer en el caso del trabajador agredido de Salto. Como se recordará, el peón agredido Hugo Leites fue sometido a pericias psicológicas y psiquiátricas para ser evaluado al igual que el agresor denunciado. Desde la defensa de Leites se fustigó duramente este hecho y se cuestionó que a la víctima se la haya sometido a pericias en el mismo plano que el agresor.

En la presente jornada la UNATRA denunció públicamente el nuevo caso y reveló que el agresor fue procesado y el trabajador agredido se viene recuperando de las heridas. “Nos preocupa que son distintos hechos que se vienen dando en distintos establecimientos, con agresiones a trabajadores organizados y luego con los despidos”. Estos hechos fueron denunciados también ante la Dinatra pero la empresa Arrozal 33 no se presentó a la instancia prevista para hoy.

En diálogo con el Portal del PIT-CNT, Airton De Ávila, el trabajador atacado, dijo que la agresión lo sorprendió porque hasta el momento no habían existido enfrentamientos ni otras situaciones de violencia entre su agresor y él. “Nunca tuve ningún altercado con ningún compañero”. El trabajador explico al Portal que el agresor ya fue procesado sin prisión y que la situación de la causa está en manos de los abogados de la UNATRA. “Todavía no entiendo nada, por qué la empresa además de lo que me hicieron me corren y mancillan mi nombre” sostuvo De Ávila.

La UNATRA irá hasta las últimas consecuencias con este nuevo caso porque entiende que además puede existir “daño moral” hacia el trabajador “en la medida que es muy joven y que fue despedido por notoria mala conducta cuando en tres años no tuvo ni una sola queja y cuando fue atacado ni siquiera intentó defenderse sino que corrió para intentar evitar más puñaladas”. 

Modificado por última vez en Martes, 17 Octubre 2017 22:56
Inicia sesión para enviar comentarios