Esclavitud a fuerza de armas porque el patrón es el que manda

Martes, 26 Septiembre 2017 15:49
Valora este artículo
(1 Voto)

El Uruguay se volvió a enfrentar con una parte de la realidad que duele como pocas.  Esa que algunos, muchos, quieren ocultar. La espalda del trabajador con las marcas del rebenque del patrón que azotó una y otra vez, por la osadía del peón Hugo Antonio Leites Iglesia de reclamar respeto por las condiciones laborales, fue una dura demostración que en la actualidad, aún con la legislación aprobada y los avances conquistados, existe una lógica de explotación de seres humanos impuesta a fuerza de golpes, amenazas, violencia, armas blancas, y armas de fuego.  El caso denunciado por la Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines (UNATRA) sucedido en la Estancia Flor del Ceibo, en Estación Itapebí de Salto, se suma a una serie de hechos de extrema gravedad que son considerados por la dirección de la UNATRA como “una actitud represiva, retrógrada, inaceptable, inadmisible,” y que desde ya han anunciado denunciarán “hasta las ‘ultimas consecuencias”. Rápidamente la bancada de gobierno emitió un comunicado repudiando los hechos, reafirmó la necesidad y compromiso por "velar por el contralor imprescindible para el cumplimiento de toda la normativa vigente" y manifiesta el compromiso de "estar atentos a las acciones que los organismos competentes en la materia, están desarrollando, tanto a nivel del PE, como del PJ, e impulsaremos un tratamiento parlamentario en las comisiones correspondientes, esperando que se tomen las medidas correspondientes a la mayor brevedad y celeridad posible". 

El Portal del PIT-CNT dialogó con Marcelo Amaya y César Rodríguez, integrantes de la dirección nacional de la UNATRA quienes mañana asistirán a la Mesa Representativa Ampliada de la central para denunciar estos hechos que se vienen  produciendo en distintos establecimientos rurales del país. Según lo informado al Portal, no se descarta una medida de paralización a los efectos de “marcar la cancha” y reclamar una accionar “más claro y contundente” de las autoridades competentes. 

César Rodríguez dijo que este caso salió a la luz pública “porque el trabajador tiene lesiones graves, pero no es el primero ni el único”. Según testimonios que recabaron desde la UNATRA en la zona, en el establecimiento de Estación Itapebí “ya han existido una serie de abusos”. Asimismo, el dirigente remarcó la necesidad de denunciar “la serie de abusos que han existido en distintos establecimientos del país, incluso la muerte de un trabajador el año pasado en Pueblo Quintana”. Rodríguez mencionó los hechos sucedidos este año en el sector arrozal donde algunos casos fueron denunciados como el de un administrador que pretendió estrangular a un peón delegado de Sindicato Único de Trabajadores del Arroz y Afines (SUTAA), en la entrada al arrozal, “y también hubo una amenaza con arma blanca en el departamento de Treinta y Tres a un delegado de SUTAA”. Empero, para la dirigencia sindical la preocupación también repara en que tienen la certeza de la existencia de otros casos de abusos sobre las condiciones de trabajo en el medio rural, pero que no son denunciados por temor a represalias o directamente porque sienten la presión de la pérdida de trabajo. “Ellos muchas veces viven en el predio, en el establecimiento y si reclaman temen perder hasta el lugar donde duermen”. Según Rodríguez, las condiciones de “sometimiento se provocan desde el mismo momento que los patrones saben que los tienen bajo el mismo techo y lo hacen pesar”.

El plenario intersindical de Salto, con el trabajo de sus asesores jurídicos, está realizando el seguimiento del caso del peón de Salto, suceso que rápidamente se viralizó a través de las denuncias en redes sociales. Asimismo, hay trabajadores de otros sindicatos que rápidamente se pusieron a disposición de la UNATRA para la contención del trabajador y el seguimiento de las actuaciones futuras.

Desde la UNATRA se pretende instalar en el debate nacional el tema de los abusos, explotación, amenazas y la lógica de algunos patrones de imponer un régimen de cuasi esclavitud.  “Hay muchas cosas que permanecen invisibilizadas” remarcó el integrante de la dirección nacional. “Hay que romper esa barrera” sostuvo. Rodríguez cuestionó la falta de presencia del MTSS y eso es algo que lo han conversado con el propio ministro Ernesto Murro así como con otras autoridades nacionales.  Según la UNATRA, existe un vacío legal y no es admisible que una empresa que es responsable de este tipo de prácticas “luego siga operando como si nada, como si acá no pasara nada”. Rodríguez explicó que “si bien hay un listado de empresas infractoras pero no sirve para nada, no se utiliza para nada, puede seguir exportando, seguir recibiendo subsidios, y todo lo que quiera porque acá no pasa nada”. Desde la perspectiva de los trabajadores, aquellos patrones que violan las normativas laborales y apelan a todo tipo de recursos de explotación del personal en los establecimientos rurales “tienen hasta previsto en sus presupuestos como si fuera un gasto la posibilidad de alguna sanción”.

En las próximas horas la dirigencia de la UNATRA mantendrá distintas reuniones a nivel parlamentario con representantes de todos los partidos así como con integrantes del Poder Ejecutivo para denunciar lo que está sucediendo en todo el país. 

“Es indignante lo que está sucediendo, lo repudiamos, lo denunciamos, éste y todos los que han sucedido y suceden y queremos denunciar la anestesia generalizada que algunos tienen, no sabemos si por desconocimiento de la realidad o por comodidad, porque hay fuertes intereses privados”. Según la UNATRA, hay una “conciliación de clase” y algunos son “aliados”  con “intereses muy pesados” en materia económica y política. “Suponemos que la ARU algo va a tener que decir, las gremiales algo van a tener que salir a decir; aunque el propietario no sea afiliado, deberían pronunciarse por este tipo de prácticas” subrayó. 

Modificado por última vez en Martes, 26 Septiembre 2017 18:24
Inicia sesión para enviar comentarios