Juntos somos más

Miércoles, 30 Agosto 2017 12:48
Valora este artículo
(1 Voto)

El Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT recibió recientemente a la organización: Tejido a Mano, Un Pueblo en Movimiento; a fin de que el movimiento sindical participe en el 2º Encuentro que se realizará el sábado 9 de setiembre a partir de las 14 horas en la Plaza Cuaró, Rivera, Santana do Livramento. Luego del encuentro Julio Burgueño, integrante de la dirección del movimiento sindical, convocó a los trabajadores a participar de esta actividad.

Bajo la consigna “Juntos somos más” la organización Tejido a Mano lanzó su formación el viernes 12 de mayo del corriente en la sede del PIT-CNT. El objetivo de impulsar este movimiento se centra en que “asistimos a un tiempo en el cual el conservadurismo social y político insiste en impulsar con fuerza un modelo económico y cultural anclado en viejas tradiciones mercantilistas, xenófobas, racistas, patriarcales, guerreristas e irracionalmente depredador de las relaciones solidarias y del medio ambiente”, se señala en el documento fundacional.

Se agrega que “la debilidad y fragmentación social, la falta de participación y de credibilidad generalizada, así como el individualismo desesperanzado, han sido y son caldo de cultivo para soluciones mesiánicas. Con gran preocupación constatamos el avance de los sectores conservadores en la vieja Europa, en los Estados Unidos y, particularmente, en América Latina. En la región, respaldados por los medios masivos de comunicación, apoyándose especialmente en el descontento de las capas medias y las débiles estructuras democráticas y participativas de nuestras sociedades, intentan imponerse como modelo”.

Por esta razón “esos sectores son los responsables del aumento de las desigualdades en nuestras sociedades, son los que promueven la desregulación del trabajo, los que eliminaron los Consejos de Salarios son los que promueven la fragmentación social, son los que se ocupan de educar bien a unos pocos que se encargarán de la conducción del país y reclaman dineros públicos para la educación privada, los que dicen que las reglas del mercado (la oferta y la demanda) son la única regulación válida. Son los que sostienen que las desigualdades sociales son naturales. Son los que respaldaron a la dictadura y que sostienen que algunos nacen para mandar y otros, para obedecer, pero que ocultan los mecanismos de reproducción de la desigualdad y la injusticia. Son los que entregan la soberanía nacional frente a los organismos internacionales, los que desmantelan las políticas sociales que defienden a los más vulnerables, los que quieren minimizar la acción que realiza el estado para proteger a los más débiles”.

Sostiene la organización Tejido a mano que “esas fuerzas conservadoras ahora buscan recuperar su hegemonía mediante la colonización y manipulación de los sectores populares ocultando sus verdaderos intereses; alientan las industrias extractivas, no se inmutan frente a la extranjerización de la tierra, se enriquecen con la exportación de materias primas sin valor agregado y promueven el uso de la represión y la inflación punitiva frente a la protesta y el descontento. Esa es la concepción ideológica que proponemos enfrentar juntos para defender y profundizar los logros del campo popular desde una perspectiva de los Derechos Humanos”.

Ante esta “retrógrada ofensiva restauradora nos (vemos obligados) a abrir frentes en defensa de los derechos ya conquistados por los movimientos sociales; defender y ampliar esos logros enfrentando los embates ideológicos que se expresan en los mensajes de estos sectores sociales y políticos de manera explícita o implícita”.

Por eso “en momentos de grandes tensiones, cuando se levantan los muros de la intolerancia, el desprecio ante las diferencias (ideológicas, de género, raciales, étnicas, religiosas, etc.), la promoción del debate franco, fraterno, solidario es un método clave para el logro de nuestros objetivos. La batalla de ideas se da en todos los planos de la vida. La crítica sin propuestas poco contribuye al esclarecimiento del rumbo estratégico que se debe seguir, por eso queremos buscar juntos las transformaciones necesarias. Por experiencia histórica, sabemos que los caminos de aproximación a una sociedad más igualitaria, con justicia social, presentan avances y retrocesos. Por eso valoramos cualquier avance en derechos sociales y políticos, pues por más pequeño que parezca, acumula en el sentido liberador de nuestros pueblos”.

Finalmente se subraya que “luchamos por una Cultura de Paz generada a partir de la reflexión ética, el diálogo, la profundización de valores y estructuras democráticas, la no violencia y la autodeterminación de los pueblos”.

Modificado por última vez en Viernes, 01 Septiembre 2017 14:28
Inicia sesión para enviar comentarios