Satisfactorio y positivo

Martes, 25 Julio 2017 22:05
Valora este artículo
(1 Voto)

El Poder Ejecutivo presentó públicamente y ante el Parlamento el Proyecto de Ley para atender la situación de los trabajadores cincuentones perjudicados por las AFAPs.

Según sostuvo el integrante del Directorio del BPS en representación de los trabajadores, Ramón Ruiz, “todo el contenido del Anteproyecto de Ley presentado por el ERT y el PIT CNT esta contemplado en el Proyecto presentado por el Poder Ejecutivo”. Se entiende que existen algunos aspectos en el proyecto del Poder Ejecutivo “que nosotros dejábamos sujeto a la reglamentación de la ley y que estamos analizando con la mayor responsabilidad y rigurosidad técnica”. En este sentido, desde la representación de los trabajadores se sostiene que en los próximos días se va a elaborar un documento con la opinión formal “en forma integral” sobre el proyecto del Ejecutivo. Asimismo, se destaca que ahora se inicia “una nueva etapa” hacia la aprobación del proyecto en el Poder Legislativo. Es allí donde el PIT-CNT intentará mejorar este proyecto “por ejemplo en lo que tiene que ver con la incorporación  de más trabajadores y aquellos que ya se jubilaron”.

Desde el Portal de la central se consultó al economista Hugo Bai, asesor del ERT y también  integrante del Instituto Cuesta Duarte, para conocer un poco más en profundidad las primeras conclusiones de este anteproyecto de ley.  

“Para nosotros fue bastante positivo en el sentido que el proyecto que dio a conocer el PE recoge prácticamente todos los puntos que nosotros habíamos planteado en nuestro anteproyecto de ley.

Estamos muy conformes con esta propuesta, creemos que la mejor solución va por acá, después puede haber algún matiz en algún artículo, en alguna sección muy puntual. Pero nos quedamos con la imagen de que el proyecto rescata los componentes más importantes que plateaba el PIT-CNT”. El economista admitió que también surgieron “otros nuevos aspectos que nosotros no incorporábamos a nuestro proyecto de ley porque entendíamos que era resorte del Ejecutivo qué se hacía con esos fondos que venían de la AFAP y es allí donde aparece la figura del un fideicomiso con determinadas características, que estaría administrando una serie de valores, una serie de activos de escaso riesgo y nosotros estamos evaluando esa cuestión que -a priori- parece que tuviera sentido tomando en cuenta los gastos que va a tener el BPS para hacer frente a esas mayores jubilaciones. Reitero, a priori parece una medida sensata para que esto no genere un desequilibrio a mediano plazo en las cuentas del BPS”.

Entonces queda claro que la valoración es positiva

La valoración que hacemos nosotros es muy positiva, y ahora veremos qué puede pasar con el proyecto en el Parlamento. Porque esto no termina acá, el Poder Ejecutivo logró llegar a esta síntesis, a este concepto, pero esto ahora entra a la vía parlamentaria y sabemos que hay sectores, hay partidos políticos que entienden que las soluciones deberían pasar por otro lado, que nosotros no compartimos, y donde hay también muchas presiones por parte de las administradoras de fondos y lo que implica esto en cuanto a las comisiones que cobran y al lucro que está asociado a esto. Por lo tanto ahí va a haber una disputa muy importante donde esperemos que el proyecto se apruebe.

¿Conceptualmente cómo definiría este proyecto que encamina una solución legislativa? ¿Los plazos son adecuados?

Creo que obviamente el proyecto puede ser perfectible y se lo puede mejorar en algunos aspectos, pero entendemos que lo mejor es que en lo sustancial, no se modifiquen los planteos que hacíamos nosotros para que aquellos cincuentones perjudicados puedan volver cuanto antes al régimen solidario del BPS. Allí lo que se plantea es una serie de pasos en que podían ir cambiándose de régimen en función de la edad de los cincuentones. Es decir, en el primer año desde que entre en vigencia la ley se podrían cambiar los que tienen más de 56 años al 1º de abril del 2016, en el segundo año, una camada de gente que tiene entre 53 y 55 años, y al tercer año de aprobada la ley estarían pudiéndose cambiar los últimos cincuentones, es decir, aquellos que tienen entre 50 y 52 años al 1 de abril del 2016. Ese es uno de los matices que puede haber entre el proyecto del PE y el nuestro. Nosotros entendemos que había que abrir una ventana que incluso podía superar el año, podía llegar a ser de 18 meses o de 24 meses, pero donde todos pudieran tener cuanto antes la posibilidad de poder cambiarse. En realidad esto no modifica sustancialmente la propuesta del PIT-CNT, porque acá estamos hablando de un conjunto muy importante de gente donde el BPS tiene que hacer un trabajo de gestionar todas las consultas y las etapas de asesoramiento que van a tener todas las personas que deseen tomar la opción de asesorarse y eso lleva un tiempo y una logística donde tal vez el BPS no está preparado para recibir un aluvión de decenas de miles de personas en los primeros meses. Me parece que ahí se buscó ordenar un poco y decir los más prioritarios que son los cincuentones más próximos a la jubilación, los más cerca de 60 años, que pudieran tomar ese cambio primero y después gradualmente, a lo largo de tres años, todos aquellos que se hayan visto perjudicados vayan retornando al régimen solidario.

Entonces es apenas un matiz…

Si bien es un matiz con lo que nosotros planteábamos a priori, tampoco modifica el espíritu, en ese sentido no hay una visión demasiado crítica de esta propuesta del PE.

Teniendo en cuenta lo que anteriormente señalaba de la resistencia que algunos sectores políticos han planteado y seguramente lo reiterarán en la instancia parlamentaria, ¿cómo podemos visualizar el escenario inmediato de abordaje de esta discusión a nivel del Poder Legislativo y también en cuanto a la cobertura de los grandes medios?

Yo creo que es un escenario que no será sencillo, incluso algunas semanas antes de que se conociera este proyecto de ley, cuando se empezó a advertir que era inminente que se le iba a encontrar una solución a estas personas, hubo una movida muy importante por parte de las AFAPs y de todos los resortes que ello dispara, los intereses que mueve y por supuesto muchos medios de comunicación tratando de promover la idea de que esto se dilate lo más posible y que la gente opte, al momento de jubilarse, que puede optar por cambiarse de régimen y eso generaría que efectivamente ellos sigan cobrando comisiones todos los meses como lo han venido haciendo estos 21 años, pese a que por esa gente no va a haber jubilación por el régimen de ahorro individual, como no le va a convenir esa gente se va a terminar jubilando por el régimen solidario. Entonces se entra en una contradicción en cuanto a que son sistemas con lógicas diferentes, el del BPS y el del ahorro individual.

Las Afaps han impulsado una campaña fuerte en las últimas semanas y creo que en estas horas se va a intensificar. Hay muchos titulares, mucha información o muchos espacios que están ganando los medios de prensa los representantes de las administradoras tratando de promover cambios en el proyecto que en última instancia hagan garantizar o perdurar lo más el negocio que ellos hacen con el aporte de los cincuentones perjudicados.

Nosotros que nos oponemos a eso, entendemos que quienes no se vieron perjudicados por el régimen mixto deben seguir en el régimen mixto; pero aquellos que por las simulaciones que puede realizar el BPS con la información que tiene, ya sabemos que se van a perjudicar, entendemos que tienen que pasar cuanto antes al régimen solidario y que ese dinero no se vierta en más comisiones y en lucro por un dinero que a partir del fideicomiso lo va a empezar a rentabilizar el estado sin necesidad de cobrar las comisiones tan altas que cobra el sector privado. 

Modificado por última vez en Martes, 01 Agosto 2017 19:55
Inicia sesión para enviar comentarios