PIT-CNT y el nuevo paradigma de posible acuerdo comercial con China

Lunes, 31 Octubre 2016 10:01
Valora este artículo
(2 votos)

Estudiar todas las posibilidades sin dogmas, ni apuros, en clave reflexiva, sin eslóganes, para analizar qué es lo mejor para el Uruguay y los trabajadores, es la síntesis que concluye uno de los integrantes de la comitiva que recientemente participó de la misión oficial del país que desplegó una intensa agenda en China. En charla con el Portal, Jorge Bermúdez, integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT explicó que sería un error analizar las posibles alianzas y acuerdos estratégicos con mirada ideológica “porque esto es comercial, de ideológico no tiene nada”. En este sentido, también contextualizó la actual coyuntura política regional del Mercosur como condicionante para los distintos escenarios que se presentan. “Uno tiene que evaluar esas cuestiones, de lo contrario sería muy dogmático en su forma de visualizar la realidad y si el PIT-CNT intenta no hacer es no caer en dogmatismos” sostuvo. “Si el socialismo es China, me quedo con el maltrecho progresismo de Uruguay” enfatizó.

Para el secretario general de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS), que el PIT-CNT participe de la comitiva oficial junto al Presidente de la República, Tabaré Vázquez, es una señal positiva que da el Uruguay ante el mundo.  “Es un hecho sumamente positivo, que este esquema tripartito que existe en el Uruguay para la negociación colectiva, se mantenga en las delegaciones de misiones del país hacia el exterior. Son así porque el gobierno busca mostrar el relacionamiento en el Uruguay, en la búsqueda de proyectos que se puedan llegar a concretar en inversiones, que se regirían en el marco de ese esquema. Es un dato positivo que no es menor y es una seña del gobierno del Frente Amplio”.

Como ha venido informando el Portal, no es la primera misión oficial que integra la central de los trabajadores y el propio Jorge Bermúdez ha participado de otras con anterioridad. “Nos ha tocado estar en varias misiones oficiales por el PIT-CNT. No nos parece para nada menor cuando reivindicamos el esquema tripartito de negociación, esquema que el sector empresarial ha cuestionado en más de una oportunidad, incluso ha intentado llevar una queja a las convenciones de la organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra”.

Bloques

“Todos sabemos que tenemos una realidad en la que el mundo se mueve en bloques” explicó el dirigente asegurando que el desarrollo de la economía “a nivel mundial pero en particular en los países dependientes y productores de materia prima como el Uruguay, en función del descenso del valor de esos productos exportables que se llaman comodities han visto afectada su realidad y ha llevado a la desaceleración de las economías”.

Este escenario es el que según Bermúdez explica la rigidez de las negociaciones colectivas en el marco de los lineamientos del gobierno, la desindexación de los salarios “y la búsqueda de inversión extranjera como motor casi principal para el desarrollo de la economía”.

Bermúdez dijo al Portal que “en ese escenario la presencia del PIT-CNT fue intentar el conocimiento exacto de que realidad se maneja hoy en cuanto al tratado comercial con China”.  Sostuvo que China “es el socio de buena parte del mundo, es la segunda economía del mundo en este momento y es el principal socio de Uruguay fuera del Mercosur. Un Mercosur con las situaciones políticas que se han dado, el golpe de Estado en Brasil, la crisis brutal en Venezuela que está en un proceso de la burguesía venezolana y el imperio norteamericano intentando ahogar la revolución bolivariana; también tenemos la victoria de Macri en la Argentina. Es decir, situaciones que en algunos casos están mirando más al tratado del Pacífico, donde Estados Unidos es quien encabeza ese proceso, y donde hay una oposición en Uruguay con la derecha bailando sobre la tumba del Mercosur, plantea que Uruguay hace acuerdos económicos con cualquiera, en ese escenario se da este viaje a China y este acuerdo estratégico que Uruguay está impulsando con China, y está viendo la posibilidad de que en el año 2018 se firme un tratado de libre comercio”. Bermúdez mencionó en este contexto que la necesidad de obtener “información transparente y permanente entre el gobierno uruguayo, el PIT-CNT y los propios empresarios, ese es el camino a seguir”.

Como una de las primeras conclusiones del reciente viaje a China, se pudo saber que el gobierno aceptó establecer este escenario de diálogo futuro para ir conociendo los avances que se vayan logrando en un futuro eventual acuerdo con el país asiático. “El gobierno no solamente lo aceptó sino que ya planteó que Uruguay XXI sería el nexo con el cual el movimiento sindical recibiría información concreta sobre los avances de este proyecto de acuerdo económico con China y la posibilidad de explorar el tratado de libre comercio con el país asiático”. Bermúdez sostuvo que está convencido que “el gobierno tiene claro que un proyecto de este tipo necesita de grandes acuerdos nacionales, no puede ser una definición que surja unilateralmente”. En este sentido, el integrante del Secretariado Ejecutivo adujo que “el gobierno aprende también de sus propios errores, como nos pasa a todos” al recordar que en casos anteriores los trabajadores no fueron informados de las implicancias de las negociaciones y denunciaron de falta de transparencia y secretismo.

“También creo que hay que tener mucha más paciencia y estudio que salir a llenar titulares de diarios. Cuando llegamos a China, miembros de sectores empresariales creían que habían llegado al país de Alicia en el País de las Maravillas, hay cosas que cuestionan aquí que ni de casualidad son similares a lo que pasa en China. Los últimos 30 años de China lo han llevado a ser una potencia del mundo a un costo brutal, la situación de la contaminación ambiental, en Beijin por ejemplo el sol no sale prácticamente nunca, pero además estudiar todo este proceso significa cuestionar dónde queda la industria nacional, cuáles son los sectores se van a ver afectados y cuáles se van a complementar. Nosotros como movimiento sindical debemos tener una evaluación concreta de la realidad.

Si nosotros decimos que ir a un tratado del Pacífico con Estados Unidos significaría olímpicamente estar en una situación de vulnerabilidad en lo que es hoy el imperialismo norteamericano en el mundo y cómo se desarrolla, aquí se está hablando de un cambio en ese sentido.

Se está buscando un acuerdo estratégico con China que es la principal economía que se pone en la competencia por el desarrollo de la economía a nivel mundial con los Estados Unidos”. Empero, Bermúdez se distanció de lo que el expresidente Julio María Sanguinetti definió en alguna ocasión como “familias ideológicas”.  “Yo no quiero decir con esto que tengo familiaridad ideológica, yo no creo que haya ninguna familiaridad ideológica con China. Si el socialismo es China, yo me quedo con el maltrecho progresismo que existe en Uruguay” enfatizó.

“Hoy China se define como una economía de mercado, por eso digo, familiaridad ideológica ninguna. Si la cuestión es ubicarnos en un mundo unipolar, regido básicamente por el imperialismo norteamericano, es contrario a nuestras posibilidades de desarrollo, un posible acercamiento con China sería parte de una definición política, para mi acertada, sobre que no podemos ir a ese mundo unipolar. Ese mundo multipolar debe tener relaciones sociales y económicas más abiertas. Todo eso sobre la base de la realidad del Uruguay”. Bermúdez explicó al Portal que mientras algunos hablan de “asimetrías” hay que recordar que Uruguay “salvo con Luxemburgo no tiene simetría con ningún otro país del mundo y Luxemburgo es un de los países banco del mundo y principalmente de Europa”.

El secretario ejecutivo abogó porque el movimiento sindical “estudie con mucha tranquilidad, con mucha profundidad este posible futuro acuerdo o no con China y si bien podemos decir que si el formato de los TLC que conocemos son los que se van a desarrollar con China, podríamos no estar de acuerdo, pero eso es de aquí al 2018, no faltan mil años, pero tampoco es mañana de noche. Si el movimiento sindical uruguayo simplemente se redujera a sacar declaraciones en contra o a favor de algo para siempre, sería un movimiento sindical estático, de espaldas al mundo. Y eso nunca lo hicimos. Por eso a mi me preocupa eso y tenemos que seguir siendo reflexivos y que no hay que apurarse con algunas definiciones sino ser estudiosos y reflexivos”. Bermúdez destacó que “hay quienes están planteando cuestiones de principios y la verdad que esto de principio de no tiene nada, es una cuestión básicamente comercial en una situación en la que pensar que el Uruguay por si mismo. Ver la realidad con los lentes de hace diez año es bastante difícil. Hoy los gobiernos progresistas de la región, quienes no han sido derrotados están en una situación de mucho aislamiento. Uno tiene que evaluar esas cuestiones, de lo contrario sería muy dogmático en su forma de visualizar la realidad y si el PIT-CNT intenta es no caer en dogmatismos. Yo por lo menos me manejo en esta situación, ni pragmatismo casi mágico, que no conduce a nada y esa es la visión que tienen algunos empresarios hoy en Uruguay, ni tampoco cerrarme en definiciones a cal y canto cuando no está claro cuál es la alternativa. Si algunos compañeros entienden que el tratado Transpacífico llevan directamente a las manos del imperio norteamericano, y acá existe una opción política, si bien el Uruguay no va a ser el que va a mover el fiel de la balanza, pero también es un gesto político y marca un acercamiento a China, justamente es el principal competidor de Estados Unidos, estamos hablando de un mundo bipolar y no unipolar, políticamente esto tiene necesidad de discutirse mucho más profundamente que con una simple declaración” concluyó.

Modificado por última vez en Jueves, 03 Noviembre 2016 18:04
Inicia sesión para enviar comentarios