PIT-CNT en la OIT y las nuevas reglas de juego internacionales

Viernes, 24 Junio 2016 16:31
Valora este artículo
(0 votos)

El rol que ejerce el presidente de la OIT, el inglés Guy Ryder, en un complejo escenario de presiones empresariales, la bùsqueda de equilibrios, la realidad de violaciòn de los derechos laborales y DDHH de millones de trabajadores, la dignidad y el futuro del trabajo, fueron analizadas para el Portal por dos de los representantes que participaron en Ginebra de la 105a Conferencia Internacional del Trabajo, perteneciente a la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La delegación de la central que participó en la reciente reunión internacional en Suiza estuvo compuesta por los integrantes del Secretariado Ejecutivo, Fernando Gambera que se incorporó a la Comisión de Aplicación de Normas y Ricardo Cajigas que participó de la Comisión de Cadenas Mundiales de Suministro. Asimismo, Héctor Zapirain hizo asistiò como alterno y consejero técnico.

En diálogo con el Portal del PIT-CNT, Zapirain junto al integrante del Secretariado Ejecutivo de la central, Ricardo Cajigas, realizaron un análisis en perspectiva de las principales conclusiones del encuentro internacional al que coincidieron en catalogar de “anodino” y según Zapirain es parte de un proceso que comenzó en la década del '90, de notoria “decadencia”.

Zapirain, quien ha participado en diversas conferencias tanto como representante del gobierno (2008) como de los trabajadores, sostuvo en diálogo con el Portal que la reciente conferencia, “continuó la tónica” de las anteriores “que ya venían de mostrando la fuerte ofensiva de la Organización Internacional de Empleadores (OIE) que claramente representa a las empresas transnacionales”.

En relación a las características de esta “ofensiva” de la OIE sostuvo que se trata de “evitar por todos los medios cualquier tipo de normativa, por más leve que sea”.

La delegación del PIT-CNT fue acotada por razones de presupusto y quienes asistieron intentaron trabajar en distintas comisiones que se entendió relevantes para los asuntos de urgente interés de los trabajadores. “Se priorizó integrar la Comisión de Aplicación de Normas porque allí siempre tenemos que estar y es uno de los mecanismos de contralor que tiene la OIT”. Su principal cometido es debatir el informe de la Comisión de Expertos que es la que realiza un informe en general que refiere al estado de situación de las distintas problemáticas. En esta conferencia la Comisión de Normas abordó especialmente la problemática de las Migraciones. Asimismo, esta comisión también analiza casos particulares “los de mayor gravedad”. Dichos casos de estudio surgen de una lista que se elabora entre empleadores y trabajadores, sin la parcicipación de los representantes de los gobiernos.

Zapirain dijo que en esta lista de casos de mayor gravedad, reiteradamente se incluye mayormente a paises de Latinoamérica lo que no supone el necesario equilibrio en relación a otras regiones del planeta. “Es cierto que en el continente hay situaciones muy graves que refieren a asesinatos de sindicalistas, como lo que sucede en Honduras, Guatemala, Colombia, son distintos casos marcadamente en Centroamérica, pero creo que lo que sucede actulmente en África o Asia exhibe un panorama que no es más alentador, no es mejor” aclaró. “Allí muchas veces no existen ni sindicatos”.

Sin embargo, la razones por las que las listas que se elaboran para el estudio de los casos en el plenario de la conferencia Zapirain las considera “políticas, son listas políticas”.

Coyuntura y perspectivas

Para Héctor Zapirain, es “notorio” cada año que pasa se va confirmando que “la Conferencia cada vez tiene menos importancia”. Este proceso puede visibilizarse a partir de la década de los '90 en la que algunos gobiernos incidieron para lograr que la OIT tuviera menos margen de acción. “Primero atacaron los convenios existentes, dijeron que eran obsoletos e inaplicables y cargaron con todas las teorías neoliberales”. En este sentido, el representante del PIT-CNT señaló también el proceso posterior de desacreditación del cumplimiento de las normas. “La OIT tiene sus mecanismos de control del cumplimiento de las normas aprobadas que funciona como un contralor mutuo, a través de los informes que tiene que presentar los estados anualmente. Todo esto se recuelve en la Comisión de Normas y aquí repara su vital importancia en el desarrollo de la Conferencia”.

Comisión de Cadenas Mundiales de Suministro

La otra comisión que priorizó la delegación del PIT-CNT que participó del encuentro internacional en Ginebra fue la de Cadenas Mundiales de Suministro y que estudió el creciente fenómeno de las grandes empresas que se van disgregando en pequeños segmentos, “un fenómeno que se expande por todo el mundo y eso afecta directamente los derechos de los trabajadores”. Tanto Cajigas como Zapirain conicidieron en destacar que allí se produjeron fuertes debates en función del creciente deterioro salarial y de los derechos de los trabajadores que produjeron este fenómeno de las grandes cadenas. “Son cambios en las reglas de juego” sostuvo Cajigas. “Y con dificultades que se le presentan a los sindicatos en un mundo que cada día se globaliza más” agregó Zapirain.

Ante este escenario, el PIT-CNT entiende que las claves pasan por la negociación colectiva internacional y la acción sindical internacional “porque cada vez las empresas son más transnacionales”.

Cajigas explicó al Portal que actualmente en Uruguay “hay sectores en la industria y el comercio que ya operan como cadenas productivas lo que sucede es que en nuestro país la legislación laboral y el peso del PIT-CNT hacen que se enfrenten las violaciones de los derechos laborales a diferencia de lo que sucede en otros países donde las grandes empresas no tienen ese freno ni de un movimiento sindical como el nuestro ni de una legislación laboral como la que tenemos acá”. En este sentido, además incluyó las características de los gobiernos que han ejercido su mandato los últimos años en Uruguay que “difieren de los notoriamente neoliberales que gobernaron antes”.

Para el integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, Ricardo Cajigas, la 105° Conferencia fue su primera reunión internacional de estas características de la que participó. “Uno vuelve asustado de la maginitud de las violaciones de los derechos laborales y derechos humanos fundamentales que se denuncian allí, de las prácticas habituales de estas cadenas de producción a nivel mundial”. Cajigas enfatizó lo terrible que supone escuchar denuncias sobre que cuando uno se pone una prenda de ropa manufacturada en Turkistan “ese algodón se recoge mediante trabajo forzoso, y tal como lo denunciaron en Ginebra, cuando llega la zafra obligan a profesores universitarios a ir a levantar algodón, y les dicen que si no lo hacen perderán su trabajo y hasta su ciudadanía. Esas son cosas que podrían conocerse en parte y a la distancia pero cuando uno las escucha en primera persona, impactan. No sé cuánta gente lo sabe pero claro que a todos nos gustan las prendas de algodón. Cuando un compañero te cuenta directamente lo que está sucediendo en su país es impactante”.

El rol de Guy Ryder

Para Cajigas y Zapirain, el rol del presidente de la OIT, el inglés Guy Ryder, en este contexto de transformaciones que describieron luego de su participación en la Conferencia en Ginebra, se puede percibir como clave en apoyarse en las posturas que defienden los trabajadores, en el difícil equilibrio internacional de las fuerzas que inciden en las decisiones de la OIT. “Es posible que Rider esté percibiendo cómo se está desbalanceando la OIT en los últimos años y vea con buenos ojos la posibilidad del fortalecimiento de los sindicatos” explicó Cajigas. “De todos modos lo que está claro es la estrategia de los empresarios de impedir cualquier normativa nueva que surja de la Conferencia, y para ello primero comenzaron hace un tiempo con las revisiones de las normativas aprobadas y ahora además, tratan de enlentecer la aplicación de esas normas a lo que le suman la negativa a cualquier tipo de aprobación de otras” subrayó Cajigas.

Incumplimientos

Consultados sobre las consecuencias que pueden afrontar quienes violan derechos laborales, derechos humanos básicos de las personas que trabajan y qué tipo de mecanismos se disparan a partir de las distintas denuncias que se plantean en el ámbito de la Conferencia de la OIT, los representantes del PIT-CNT que viajaron a Ginebra aseguraron que “depende” de la realidad de cada país. “Allí operan los mecanismos de contralor que en los casos que se refiere a incumplimientos de normas eso puede ser denunciado ante la OIT, por ejemplo cuando se refieren a normas de libertad sindical se traslada al Comité de Libertad Sindical”. Sin embargo, Zapirain reconoció que “no hay una sanción específica, ningún organismo tiene previstas sanciones. Lo más grave que puede pasar es que cuando el pais no acepta entonces puede ser llevado a la Corte Internacional de La Haya y que ahí sí exista un pronunciamiento concreto”. Empero, “generalmente los estados intentan solucionar antes”. Para Zapirain, esa es la forma de solucionar en la mayoría de los casos las controversias. “Con misiones que envía la OIT, con apoyo técnico que envía al lugar de la denuncia, para intentar solucionar el problema” porque “a los países no les gusta estar en las listas de la OIT, especialmente a los países más serios” aclaró, “porque siempre tiene sus consecuencias”.

Lo que no se discute

Existen algunas normas consideradas “fundamentales” que no se discuten en este proceso de revisión que impulsan los empresarios. Son las que refieren a trabajo infantil, forzoso, igualdad de trato, no discriminación, libertad sindical, negociación colectiva y sindicalización. Este núcleo normativo “duro” no puede ser modificado. Asimismo, como consecuencia del acuerdo alcanzado en 1998, por más que solamente por pertenecer a la OIT los convenios “son obligarorios” aunque no los haya ratificado y por lo tanto, “son exigibles”. El otro concepto que no se discute es el de “trabajo decente, trabajo digno”.

Escenario posible

Para los representantes del PIT-CNT que concurrieron a Suiza, “el peor escenario futuro sería sin la OIT”. Coincidieron en que más allá de la correlación de fuerzas actual y los embates empresariales por revisar las normativas vigentes que protegen los derechos laborales, “lo peor sería que desapareciera”. Zapirain incluso que se reconoce “muy crítico” de los resultados de la reciente conferencia a la que insistió en definirla como “anodina”, y que “no produjo ningún convenio” sin embargo abogó para que “exista”. Porque “allí los trabajadores tienen voz y tienen acciones”.  

Modificado por última vez en Martes, 28 Junio 2016 14:18
Inicia sesión para enviar comentarios