Cuando el "úselo y tírelo" refiere a un ser humano

Martes, 04 Diciembre 2018 19:43
Valora este artículo
(3 votos)

Fueron casi 40 años trabajando como empleada doméstica con cama. Casi una vida compartiendo todo. Momentos de alegrías, celebraciones, nacimientos, todo lo bueno que tiene la vida. Y también por supuesto los nubarrones que acompañan el camino. Fueron casi 40 años los que Celeste trabajó y vivió con sus empleadores en La Comercial. Gente que la trató muy bien aunque nunca “la tuvo en caja”, esa familia con la que convivió durante décadas no realizó los aportes correspondientes ante el Banco de Previsión Social (BPS) como tampoco le pagaron salarios vacacionales, ni aguinaldos, por aquello mal entendido de la vieja cultura de antes, de que la trabajadora doméstica con cama “era como de la casa” y no pasaba nada, no hacía falta pagarle “esos beneficios extra”, nunca reconocidos como derechos.  Celeste es casi analfabeta. Y lógicamente nunca supo hasta qué punto le estaban siendo vulnerados sus derechos como trabajadora, por esa gente que era casi familia. Otro elemento que pesó siempre en su consideración era la promesa que cuando “la patrona” no estuviera más ella podría quedar en esa casa porque jamás la iba a dejar desamparada. Lo cierto es que el tiempo pasó y un día la empleadora falleció. Y Celeste fue expulsada por la familia presuntamente heredera de esa casa y sin cobrar todo lo que le corresponde y reclama como adeudos. Celeste anoche tuvo que recurrir a la solidaridad del Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas (SUTD) que la recibió en la casa sindical para que pudiera dormir y por estas horas realiza gestiones ante el Mides y otros organismos estatales para encaminar una solución inmediata. Al menos, que no quede a la intemperie.

Silvana Danovich, dirigente del SUTD, contó al Portal la historia de Celeste Modernell y transmitió su indignación a distintas autoridades por lo que denuncia como un "desprecio absoluto del respeto de la dignidad humana de una mujer trabajadora” remarcó.

Según la dirigente, la familia de la empleadora fallecida, son reconocidos profesionales y que no son precisamente gente que pase necesidades, perfectamente podrían haber buscado una solución en otros términos y obviamente pagarle la indemnización correspondiente”, aunque sin embargo, “la tiraron a la calle con unas bolsitas de supermercado con un poco de su ropa” denunció. Danovich reveló que estos familiares “le hicieron firmar algo” pero que Celeste al ser analfabeta no sabe qué decía ese papel.

El Sindicato está gestionando los distintos temas tanto legales como las urgencias inmediatas en la medida de las posibilidades y en todos los frentes posibles, incluido el legal con los abogados del SUTD. Danovich remarcó que la situación es “indignante” y que la realidad es acuciante. Es que “la trabajadora no tiene casa donde dormir, no tiene dinero, no tiene trabajo, no tiene nada” subrayó. “Nosotras en la calle no la vamos a dejar, hoy dormirá acá y seguiremos buscando una solución mejor pero por ahora no hay muchas respuestas y nosotros necesitamos soluciones para ayer” (sic).

Celeste le contó al Portal que no tenía problema en salir en la foto porque ella no tiene por qué esconderse. Ni tampoco tiene por qué ocultar su indignación. 

Modificado por última vez en Martes, 04 Diciembre 2018 21:22
Inicia sesión para enviar comentarios