Represión y bosta

Viernes, 04 Agosto 2017 06:00
Valora este artículo
(0 votos)

La dirección del PIT-CNT, la Federación Obrera de la Industria de la Carne y Afines (Foica) y el sindicato de Frigocerro de Durazno intensifican gestiones ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) debido a la “incomprensible represión antisindical que se lleva adelante en la planta de Frigocerro y que sólo apunta a destruir la organización obrera que hoy existe”, le informó al Portal Ariel Yakes, Presidente de la Foica.

El dirigente recordó que desde hace varios años se están registrando conflictos con el propietario de Frigocerro. Se han realizado una infinidad de denuncias ante el MTSS por “la represión que viven de forma continua los dirigentes sindicales y esto le ha originado una gran cantidad de multas, ya que legalmente se entiende que no existen motivos para sancionar a los representantes de los trabajadores”.

Yakes destacó que “la gota que colmó el vaso es que en febrero del corriente año Diego Ortiz, propietario del establecimiento, despidió al presidente del sindicato luego de aplicarle varias suspensiones infundadas y arbitrarias. A esto se le sumó que los delegados sindicales son aislados y se los deja fuera de sus lugares de trabajo. En estos momentos se ganó un pleito y ello determina que le debe abonar los jornales a determinados compañeros que fueron discriminados al no convocarlos a trabajar. No conforme con la actitud antisindical se pudo comprobar que al Secretario General del Sindicato Ortiz lo despide a través de un mensaje de texto”.

La posición de la empresa ahora es que “existen problemas económicos y lo que llama la atención es que los afectados por la supuesta crisis son los dirigentes sindicales. Lo cierto es que el frigorífico hace dos faenas por semana y los otros días se dedica al desosado. Lo que tenemos claro es que se quiere destruir al sindicato y queda reflejado cuando los afiliados a la organización son discriminados. A modo de ejemplo podemos decir que a dos compañeros dirigentes los sacaron de su lugar de trabajo y los pusieron a cortar abrojos y juntar bosta, lejos del personal”, indicó el Presidente de la Foica.

Yakes informó que en estos últimos tiempos la empresa ha tenido que pagar más de 800 Unidades Reajustables por “violar derechos de los trabajadores. La política que aplica es pagar la multa y burlarse de los derechos laborales y sindicales. Lo insólito es que tiene dinero para pagar las multas y luego argumenta que la empresa se encuentra en problemas económicos y financieros”.

Modificado por última vez en Miércoles, 09 Agosto 2017 15:24
Inicia sesión para enviar comentarios